Nuevo material abre las puertas a robots que cambian forma

Nuevo material para robots maleables

En la película "Terminator 2", el robot T-1000 que cambia de forma se transforma a un estado líquido para pasar a través de espacios reducidos o para repararse a sí mismo. Ahora, un material de cambio de fase construido a partir de cera y la espuma, capaz de cambiar entre los estados duros y blandos, podría permitir que incluso robots de bajo costo realicen la misma hazaña.

El material es el trabajo de la profesora de ingeniería mecánica y matemáticas aplicadas Anette Hosoi, trabajando con un equipo que incluye a su ex-estudiante de postgrado Nadia Cheng y otros investigadores.

Entre las posibilidades del material está la creación de robots médicos invasivos que se puedan deformar y cambiar de forma para navegar los órganos internos, vasos y vías intestinales para realizar cirugías delicadas.

También podría abrise camino a través de estructuras colapsadas en derrumbes para localizar sobrevivientes y ayudar en los esfuerzos de búsqueda y rescate, según informó el MIT News.

El proyecto se está desarrollando con Boston Dynamics, la compañía de robótica con sede en Massachusetts adquirida por Google el año pasado. En un principio, el proyecto estaba diseñado para contribuir al programa de Robots Químicos patrocinado por DARPA, que tuvo como objetivo desarrollar robots con capacidades de pulpo para colarse en espacios pequeños.

30 años creando en secreto una Inteligencia Artificial: Cyc.

El reto de ingeniería era crear un material que pudiera hacer eso, a la vez que pudiera ejercer presión suficiente sobre objetos para moverlos o alterarlos, lo que significa ser capaz de cambiar entre los estados blando y duro.

Para esto, los robots que usan este material calientan la cera en su estructura para que sea maleable, con corriente circulando a través de un alambre incorporado.

Esto tiene el beneficio adicional de reparar cualquier daño causado a la estructura mientras estuviera en su estado sólido.

Al igual que T-1000, los robots podrían entonces recuperarse de daños superficiales o aún más profundos.

Aunque de momento se emplea cera, los investigadores creen que más adelante podría utilizarse una sustancia más fuerte como soldadura.