Nuevo proyecto de la NASA: poner un invernadero en Marte

Durante mucho tiempo, los seres humanos han soñado con colonizar Marte. Si el nuevo proyecto de la NASA llega a término, ese honor nos lo arrebatará la mostaza. Y es que se espera que en no más de un par de días la agencia espacial anuncie que el próximo rover sea lanzado en 2020 con un contenedor-vivero. Y no sólo a Marte: también se espera que la siguiente tripulación que llegue a la luna lleve un invernadero similar. Estos experimentos sería el siguiente paso para aclarar si la colonización de otros planetas es posible o no. 

El experimento del invernadero llevaría el nombre en clave MPX, y tendría dos objetivos principales: el primero, determinar si las semillas podrían o no germinar con la gravedad marciana. El segundo propósito de la misión es algo más complejo: ¿podrían prosperar las plantas si son irradiadas por emisiones cósmicas?

Este experimento tiene más sentido que los lagartos que Rusia mandó al espacio... y perdió

Estas son las preguntas que los mini-invernaderos espaciales trendrán que contestar. Estos viveros están construidos con un pequeño cubo transparente lleno de dióxido de carbono, que se incorporará a una de las articulaciones del rover. Dentro habrá 250 semillas de Arabidosis, una planta prima hermana de la mostaza, que ha sido escogida por su rápido crecimiento y por que ha sido estudiada exhaustivamente por los científicos durante años. 

invernadero marte

Después del aterrizaje, las semillas se mojarán en agua, y mediante calentadores y LEDs se regulará su temperatura. Durante los siguientes 10 o 15 días, mediante sensores y cámaras, el mundo podrá ver como nacen en Marte las primeras formas de vida conocidas. Este mismo plan se seguirá en la estación lunar. 

Aunque este experimento es completamente nuevo en el aspecto planetario, lo cierto es que ya se habían mandado antes semillas al espacio. En 1973 la NASA envió arroz, y en el 95 se cultivó trigo en la estación espacil rusa Mir. La conclusión ha sido que las plantas que crecen en el espacio están sometidas a mucho estrés, y que presentan el doble de portentaje de mutaciones que en la Tierra.