Optimización de los GPS mejora la precisión a unos centímetros

Optimizacion algoritmo GPS

Un equipo de científicos de la Universidad de California Riverside en Estados Unidos ha optimizado el sistema para procesar los datos de los GPS. Gracias a esta innovación, estos dispositivos funcionan de una manera más eficiente y han afinado su precisión, reduciendo el margen de error a sólo unos pocos centímetros. 

Para llevar a cabo esta mejora, los investigadores han reformulado una serie de ecuaciones que emplean los sistemas GPS para determinar la posición del receptor. Esta actualización ha permitido reducir el esfuerzo computacional requerido para la localización, lo que hace posible mejorar la precisión de metros a centímetros.

El GPS es un sistema de navegación basado en el espacio mediante el que un receptor puede calcular su ubicación y velocidad. Para poder ofrecer esta información, el dispositivo registra el tiempo necesario para recibir señales de radio a partir de cuatro satélites artificiales o más.

El GPS estándar produce mediciones de la posición con un margen de error de unos diez metros aproximadamente, y el GPS diferencial (DGPS por sus siglas en inglés) mejora el sistema estableciendo la red de estaciones de referencia en tierra firme, con lo que consigue una precisión de un metro. 

Sin embargo, debido al auge de los vehículos autónomos, este margen de error ya no resulta suficiente en la actualidad. "Para satisfacer las necesidades de automatización y seguridad de los coches sin conductor, algunas aplicaciones necesitan saber no sólo en qué carril se encuentra un automóvil, sino en qué parte del carril está", explica Jay Farrel, director de la investigación.

¿Vas a comprar un GPS? Aquí tienes todos los consejos y claves

Para conseguir la precisión al centímetro, los nuevos algoritmos que han desarrollado para procesar los datos del GPS hacen uso de los sensores de movimiento, como el acelerómetro y el giroscopio, para llenar los vacíos de la red de referencia.

Antes, esta operación suponía un gran coste computacional, pero la mejora que han efectuado estos ingenieros promete reducir los cálculos necesarios para que el algoritmo pueda implementarse en una amplia gama de dispositivos.