Philips y Accenture usan Google Glass en el quirófano

Philips y Accenture desarrollan prototipo para usar Google Glass en las operaciones quirúrgicas

Cuando las gafas inteligentes Google Glass se utilicen en la vida cotidiana, sin duda causarán no pocas polémicas. Ya hemos anticipado algunas, y eso que por las calles sólo se han visto prototipos. Se han prohibido en tiendas, en locales para adultos, y a los propios conductores. También han provocado algún accidente.

Sin embargo, en entornos profesionales, Google Glass puede ser una valiosa herramienta.

Royal Philips y Accenture han aunado esfuerzos para desarrollar un prototipo de hardware y software con el que facilitar las operaciones quirúrgicas, gracias a Google Glass.

Google Glass en el quirófano

No es la primera vez que se lleva a cabo. Ya el pasado mes de septiembre, el Doctor Guillén practicó en España una operación de rodilla retransmitida a través de Google Glass.

Este nuevo proyecto conecta Google Glass a las soluciones IntelliVue de Philips y muestra una transferencia continua de los signos vitales de los pacientes a través de Google Glass, lo que podría proporcionar a los médicos un acceso manos libres a información clínica crítica.

 "Esta investigación explora cómo los médicos pueden lograr un mejor acceso a información, para centrarse en una atención más eficiente y eficaz del paciente", comenta Michael Mancuso, CEO de Atención al Paciente e Informática Clínica de Philips Healthcare.

 Más de 190 millones de pacientes son monitorizados cada año con monitores de Philips.

Investigadores de Digital Accelerator Lab de Philips, con sede en los Países Bajos y la India, han colaborado con investigadores de Accenture Technology Labs para explorar el uso potencial de Google Glass en el ámbito clínico.

Aparte de la posibilidad de operar en un entorno manos libres, la solución Google Glass IntelliVue se desarrolló para explorar la manera de mejorar la movilidad de un clínico, permitiendo la transferencia ininterrumpida de información de los pacientes sobre la marcha.

Investigaciones futuras pueden indicar cómo permitir a los médicos mantener su atención en el paciente, tal como se puede ver en este vídeo:

Los investigadores de ambas compañías siguen experimentando con nuevas formas de sacar provecho a Google Glass en el entorno clínico:

  • Actualización en tiempo casi real de los signos vitales en Google Glass
  • Llamadas y posibilidad de que otros doctores vean datos de otros pacientes desde cualquier parte del hospital
  • Acceso a una lista de control de seguridad previo a la operación
  • Dar a los médicos la posibilidad de ver al paciente en la sala de recuperación después de la cirugía
  • Llevar a cabo en primera persona videoconferencias en directo con otros cirujanos y personal médico
  • Grabación de cirugías desde el punto de vista del propio cirujano, con fines formativos

Google Glass en el quirófano

Dispositivos que son cuestionables en entornos cotidianos, como Google Glass, tienen sin duda su futuro asegurado en aplicaciones de medicina como aquí nos desmuestran Philips y Accenture.