Un probador inteligente que optimiza la experiencia de compra

Un probador inteligente que optimiza la experiencia de compra

Oak Labs, una startup de California (EE.UU.), ha desarrollado Oak Fitting Room, un probador inteligente e interactivo que ofrece a los clientes infinidad de funciones útiles que permiten optimizar el proceso y hacer que la experiencia de compra sea más satisfactoria.

La clave está en el espejo, que pasa a convertirse en una superficie táctil donde el consumidor puede interactuar. Por un lado, le otorga al usuario controles básicos del espacio, como seleccionar el tipo de luz o elegir el idioma de la interfaz.

Por otra parte, hace posible que el cliente se comunique con el personal de la tienda en tiempo real para solicitar que le lleven nuevas tallas o colores de la prenda que se está probando.

Además, también ofrece recomendaciones de productos relacionados que combinarían bien con los artículos que ha elegido el usuario y también permite navegar por el catálogo de la tienda de manera interactiva. Siempre que el consumidor vea algo que le guste, tiene la posibilidad de pedirlo a través del espejo inteligente para que un dependiente se lo lleve al probador.

El sistema puede detectar de manera automática el número de prendas que han entrado en el probador, así como identificar cuál es cada una de ellas, gracias a la tecnología de lectura RFID. De esta forma, el comercio tiene la posibilidad de llevar a cabo un seguimiento de la ropa.

El espejo para comparar cómo sienta cada prenda de ropa

Una vez que el cliente se ha probado los artículos, si no tiene claro si va a realizar la compra puede guardar la sesión para acceder desde su teléfono móvil a las imágenes de las prendas que le han gustado.

Aunque parezca cosa de ciencia ficción, todo apunta a que este será el futuro de las tiendas de ropa debido a sus ventajas tanto para el consumidor como para la marca. De momento es una tecnología cara que no está al alcance de todos los establecimientos.

La primera tienda que cuenta con este probador interactivo e inteligente es la que Polo Ralph Lauren tiene en la Quinta Avenida de Manhattan en Nueva York.

[Fuente: Oak Labs]