Qbo en el MWC 2015. Un robot con Ubuntu y conciencia propia

Qbo en el MWC 2015. Un robot con Ubuntu y conciencia propia

Paseando por el Mobile World Congress 2015 uno puede encontrarse con casi cualquier cosa y a cuál de ellas más curiosa.

Entre esa jungla de dispositivos, ríos de gente y grandes montañas que insisten en cortarte el paso cuando quieres entrar a un evento para el que no te has acreditado, mi mirada se cruzó con la de un pequeño robot que giraba la cabeza buscando alguna cara que le resultara familiar, como si de un niño perdido en una gran superficie se tratara.

No pude evitar detener mi alocada carrera de stand en stand del MWC 2015, para acercarme a descubrir qué se ocultaba tras esa mezcla de inteligencia artificial y ternura poco habitual en estos dispositivos. Lo que descubrí me sorprendió.

Tras su aspecto de aspiradora inalámbrica del siglo XXI se esconde la historia de un sueño infantil.

Su creador soñó de niño que, tal vez en el año 2000, pasaríamos los calurosos veranos en otros planetas, los coches volarían, volveríamos a ganar Eurovisión y todos tendríamos un robot doméstico en nuestra casa. Como tantos otros niños españoles de esa generación.

En 2006 descubrió, decepcionado, que nada de eso se había cumplido. Así que se propuso poner remedio al menos la última predicción. Fue la primera pieza del proyecto Qbo para construir un robot doméstico.

Robots que enseñan a los niños a programar

Qbo tiene una altura de poco más de 45 cm y pesa entre 9 y 11 kg, según los componentes y módulos que se le quieran instalar.

La unidad que me ha llamado la atención en el MWC 2015 está montada pensando en el reconocimiento facial y es capaz de conectarse a otros dispositivos mediante Bluetooth o conexión Wi- Fi.

Si está programado para tareas de reconocimiento facial o de objetos, es capaz de captar su entorno, capturarlo y compararlo con una base de datos de objetos en la nube creada por otros usuarios.

Qbo robot basado en Ubuntu

Como nota curiosa, el robot Qbo es capaz de reconocerse a sí mismo frente a un espejo y tomar conciencia de sí mismo y de sus semejantes, algo que ha abierto un acalorado debate sobre la conciencia de la inteligencia artificial. ¿Encontráis cierta similitud en Qbo con el Hombre Bicentenario de Isaac Asimov?

En la parte más técnica, Qbo utiliza un hardware basado en la plataforma Intel y el apartado de la programación corre a cuenta de una distro propia basada en Ubuntu: OpenQbo.

Qbo es un proyecto open source español y se puede adquirir desde la web de sus creadores.

El 9% de las personas tendría sexo con un robot

El kit más básico, con todos los elementos necesarios para comenzar a utilizar tu robot, pero que tendrás que montar tú mismo, cuesta 755 €. Este kit incluye las carcasas de plástico que forman el cuerpo, el chasis de acero, partes mecánicas, cámaras y antena Wi-Fi.

También lo podrás adquirir ya montado y con varios “sabores” e incluyen una placa base Mini ITX DQ67EP, procesador Intel Core i3 de bajo consumo, disco SSD de 40 GB y memoria RAM de 2 GB DDR3, o una placa base de Intel D2700MUD, procesador Intel Atom D2700, disco duro mecánico de 40GB y memoria RAM de 2 GB DDR3.