Por qué Apple luchará contra el "derecho a reparar" de tu iPhone

Apple y la polémica del Derecho a Reparar

Según se ha conocido esta semana, Apple está preparando su defensa jurídica para tratar de echar por tierra el proyecto del "derecho a reparar" que algunos estados de Estados Unidos quieren sacar adelante para proteger el derecho de reparación de los propietarios de los iPhone, iPad, Macbook y, en resumen, cualquier otro producto de la marca.

Lo que Apple alegará en su defensa es que dejar en manos del usuario la reparación de sus dispositivos es demasiado peligroso, y por lo tanto la compañía de Cupertino no tiene intención alguna de colaborar con las autoridades para sacar adelante el mal-llamado "derecho a reparar" al que el Estado de Nebraska quiere someter a esta empresa. Pero, ¿en qué consiste toda esta polémica? ¿Qué es lo que se niega a aceptar exactamente la compañía de Tim Cook?

Para empezar, Apple no es la única empresa tecnológica que ha ido a parar en el foco de las miradas de las autoridades estadounidenses. Nada menos que un total de ocho estados diferentes de EEUU se han puesto de acuerdo para firmar el llamado "Fair Repair Act", una propuesta que obligaría a todas las compañías tecnológicas a facilitar mucho más la tarea de reparar uno de sus dispositivos a cualquiera que se lo solicite. Eso incluiría, por supuesto, al consumidor final.

En Amazon puedes comprar las herramientas necesarias para reparar un iPhone

"Derecho a reparar" o, mejor dicho, derecho a tener acceso a los componentes originales de repuesto del dispositivo

De ahí que, más que llamarlo "Derecho a reparar", para empezar lo más acertado quizás sería hablar de "Derecho a tener una reparación justa". Porque "Derecho a reparar", como tal, tenemos todos: a día de hoy nadie nos impide armarnos con una pantalla nueva para nuestro móvil, con un kit de herramientas y con mucho, mucho tiempo libre para -por ejemplo- reparar una pantalla rota en un teléfono. Pero todo aquel que haya intentado alguna vez esta hazaña sabrá muy bien que el respaldo por parte de los fabricantes en las auto-reparaciones es nulo.

Los fabricantes ni proporcionan manuales detallados para la reparación de sus dispositivos ni mucho menos venden a cualquiera los componentes oficiales de repuesto de sus dispositivos. Si queremos arreglar un dispositivo electrónico de forma más o menos oficial, la única opción que se nos ofrece es la de pasar necesariamente por el servicio técnico oficial.

Esa barrera, la de tener que aceptar obligatoriamente una reparación más cara en la casa oficial del fabricante, es precisamente la que desde hace años están tratando de tirar abajo las autoridades estadounidenses. Pero no lo van a tener nada, nada fácil.

El derecho a reparar los productos de Apple

¿Y quién puede estar en contra de un derecho tan básico? No solamente las grandes empresas, sino también los servicios oficiales de reparación

Además de la presión que van a hacer las grandes empresas tecnológicas, los primeros interesados en que estas leyes no salgan adelante son los servicios técnicos oficiales. Estos servicios tienen todas las facilidades del mundo para acceder a los manuales y los componentes de repuesto oficiales de la marca para la que trabajan, y esa es precisamente la característica que marca la línea de diferencia entre ellos y cualquier servicio técnico extra-oficial.

Si esa línea que diferencia un servicio técnico oficial de otro extra-oficial desaparece, ¿quién acudirá a una tienda oficial pudiendo tener una reparación con los mismos componentes en una tienda mucho más barata? E, incluso, ¿quién no se planteará hacer la reparación por sí mismo con las piezas y los manuales detallados que proporcionará el fabricante?

Esta herramienta para Windows repara cualquier problema en tu PC

Según las fuentes a las que han tenido acceso desde el diario Motherboard, en el caso del Estado de Nebraska Apple podría alegar que uno de los riesgos que supondría esta ley sería la de que el usuario prendiera fuego accidentalmente a la batería durante la reparación. En base a eso, la compañía podría declarar que no sería seguro proporcionar a cualquier consumidor final el acceso a los componentes y los manuales de reparación de los dispositivos.

En cualquier caso, no parece que este pleito legal vaya a poner freno a la expansión del "derecho a reparar" que ya ha empezado a desarrollarse en Estados Unidos. Estados de la talla de Nueva York, Kansas o Wyoming ya están trabajando en propuestas similares y, de hecho, en algunos casos se trata de leyes que ya han entrado en circulación.

Defiende tus derechos como consumidor

[Más información: Motherboard | Blog de I Fix It]