¿A qué obstáculos se enfrenta un coche autónomo?

¿A qué obstáculos se enfrenta el coche autónomo?

El accidente mortal de Joshua Brown en el Tesla Model S de Elon Musk ha abierto el debate sobre los riesgos de los sistemas de autoconducción de los coches autónomos. La compañía publicó un post sobre la “trágica pérdida” y alegó que el piloto automático todavía se encuentra en “fase beta pública”. Esto significa que el software ha sido liberado para probarlo en entornos reales, pero, en palabras de Steve Wozniak al New York Times, “las betas de productos no deberían tener consecuencias de vida o muerte”.

Hasta que la investigación llegue a su término no sabremos todos los detalles del accidente. Según Frank Baressi, el conductor del camión contra el que se estrelló el Tesla, Brown estaba viendo un DVD de Harry Potter cuando se produjo la colisión. También sabemos que los sensores del vehículo autónomo no detectaron los obstáculos de la vía por el efecto de la claridad del sol.

El piloto automático de Tesla utiliza cámaras y radares para detectar y sortear los obstáculos, así que el accidente de Joshua Brown supone un doble fracaso. Las cámaras fallaron por la luz diurna y el radar, según Musk, ignora ciertos eventos de la carretera para evitar frenazos innecesarios. Pero estos no son los únicos retos a los que se enfrenta la tecnología de autoconducción.

Sensores contradictorios

Cuando un sistema cuenta con varios sensores que aportan informaciones contradictorias, ¿cual ignoras? Este hecho parece haber tenido un protagonismo fatal en el accidente del Tesla Model S. “La gran pregunta para los fabricantes de coches autónomos es: ¿cómo la inteligencia artificial puede saber a qué sensor creer?” dice Sridhar Lakshmanan, profesor de ingeniería de la Universidad de Michigan Dearborn especialista en sistemas de autoconducción.

Los 7 inventos más prometedores de Kickstarter

Obras y señalización

En abril del 2015, la multinacional de automoción Delphi programó un coche autónomo para recorrer 5.500 kilómetros a través de las carreteras de Estados Unidos. Finalmente, los ingenieros tuvieron que tomar el control del vehículo en un tramo de 80 kilómetros porque las condiciones de la vía, con carriles sin delimitar y diversas obras en la calzada, suponían un serio obstáculo para la máquina. En otras palabras, un coche autónomo tendría problemas para desenvolverse en el día a día de cualquier ciudad del mundo, donde la señalización y el estado de la carretera no siempre es óptimo.

Obstáculos para los coches autónomos

Bultos que confunden

Uno de los coches autónomos de Google chocó contra un autobús urbano de Mountain View en febrero de este año. El sistema intentaba esquivar en saco de arena que había en la carretera cuando colisionó contra el autobús. Los sensores habían detectado ambos elementos, pero el piloto automático decidió que evitar el atropello del saco de arena era prioritario.

¿Qué pasa si no activas el modo avión durante un vuelo?

Los efectos del clima

Las condiciones climáticas adversas limitan en gran medida la efectividad de los sensores. La lluvia puede reducir el alcance y la precisión de los láseres, oscurecer las imágenes de las cámaras y crear reflejos y deslumbramientos. Para testear la tecnología del coche autónomo en estas condiciones, Google ha elegido Seattle como circuito de pruebas, una ciudad famosa por sus precipitaciones.

Peligros para el coche autónomo

Tecnología hackeable

Por otra parte, como toda la tecnología que conocemos, los vehículos autónomos también son vulnerables a la piratería. Con la conectividad a Internet y el conjunto de sensores a bordo, las vulnerabilidades afloran. Por ejemplo, el investigador de seguridad Jonathan Petit demostró que se puede engañar a los sistemas de conducción con un puntero láser: la máquina detecta el láser como un obstáculo en la carretera y frena el coche, lo detiene o lo desvía.

Inventos del futuro: la tecnología que triunfará en 2016

Las personas, el mayor riesgo

El hecho es que los seres humanos son los responsables del 90% de los accidentes de tráfico. No solo los conductores de los coches autónomos deben estar atentos a la carretera, también los del resto de vehículos. Según un estudio del Instituto de Investigación de Transporte de Michigan que utilizó los datos de Google, Delphi y Audi, los coches autoconducidos presentan una tasa de accidentes dos veces mayor que la de los coches normales. Sin embargo, en la mayoría de estos casos la responsabilidad fue de los conductores que no respetaron las normas de circulación.

[Fuente:theguardian]