Reino Unido prueba carreteras para recargar coches eléctricos

carretera coches eléctricos

Los coches eléctricos cuentan con una gran desventaja frente a los tradicionales: resulta difícil encontrar combustible. El mundo ha tenido décadas para acostumbrarse a los coches de gasolina, peron aún no se ha hecho con los eléctricos. Y si uno se queda sin gasolina en medio de la carretera, no tardará demasiado en encontrar una estación de servicio. Sin embargo, si nos quedamos sin pilas... ¿Quién sabe dónde encontraremos el siguiente enchufe? Para eviar estos accidentes, en Reino Unido están probando las carreteras que recargan los coches eléctricos a medida que las recorren. 

Lo ha conseguido una organización llamada Highways England, responsable por la infraestructura y el mantenimiento de las carreteras. Tal y como ha anunciado esta semana Andrew Jones, Ministro de transporte, las pruebas para las carreteras que recargan coches eléctricos comenzarán a lo largo de este año. Una vez instaladas, funcionarán durante 18 años antes de ser desmontadas. De funcionar, podrían ser aún más interesantes que el cargador que encuentra el coche sólo. 

De momento, se están buscando constructores que quieran participar en el proyecto. En la nota de prensa, se anunció que el gobierno estaba dispuesto a gastar 200 millones de libras en los próximos cinco años para asegurarse de que el país está a la cabeza de esta tecnología, con todo lo que ello implica: más trabajos en el sector, profesionales formándose, y sobre todo estar en la vanguardia del desarrollo de la que a todas luces será el futuro del transporte.

Otros proyectos similares: cargadores de coches eléctricos en las farolas

El gobierno instalará esta carretera y luego seleccionará un número limitado de coches que serán autorizados para recorrerla. Será instalada en algunas de las zonas más transitadas, para comprobar por las malas que todo funcione bien: las subestaciones de carga, los convertidores de potencia, y los bucles de carga inductiva que se encuentran en la carretera. 

No están claras las características de la carga en sí: ¿Cuánto se mantendrá? ¿Cómo afectará a las baterías de los coches? Preguntas que quedarán respuestas a medida que se pruebe la carretera para cargar coches eléctricos.