Sencillos consejos para evitar espionaje a través de webcam

espionaje webcam

Ayer mismo saltaba la noticia: Miles de webcams habían sido hackeadas y podían verse desde un sitio web de origen ruso. Nada que nos resulte lejano, ya que de las 10.000 cámaras hackeadas había 300 españolas (de marcas como Foscam o Linksys), con lo que nos toca de cerca.

Pero lo más curioso de este caso de espionaje por webcam es que los hackers no hicieron ninguna hazaña digna de mención, tan sólo emplearon las contraseñas que por defecto establecen los fabricantes a las webcams para poder acceder a ellas, tan simple.

De esta forma consiguieron acceder al visionado de lo que ocurría en locales, casas, etc., observando el salón de los usuarios, sus cámaras comerciales o incluso accediendo a las cámaras de videovigilancia de los más peques de la casa. Da miedo pensarlo.

Webcams hackeadas

Pero, ¿hacemos algo para evitar que esto ocurra? ¿tomamos las medidas adecuadas para evitar que nos espíen por la webcam? Vamos a dar un repaso a algunas e importantes medidas que deberíamos considerar para poder estar tranquilos sabiendo que nuestra intimidad está protegida.

Hablando de seguridad, parece que WhatsApp avanza en este sentido: WhatsApp añade mensajes cifrados y más seguridad en Android

Tapa la cámara, si es necesario

¿Tiene sentido que tengamos la webcam expuesta (sin ninguna protección) si no estamos realizando una videoconferencia? Lo cierto es que no. Es por ello que podemos optar por poner una simple pegatina que tape el objetivo y así evitar que nos estén observando.

El famoso hacker español Chema Alonso te explica por qué es importante hacerlo en este vídeo:

 

Cambia la clave, cambia la clave, cambia la clave...

No nos cansaremos nunca de repetirlo. Emplear las contraseñas establecidas por los fabricantes de los dispositivos nos expone al mayor de los peligros. Asegúrate de leer el manual de tu cámara IP, si es el caso, y seguir los pasos para establecer una contraseña robusta.

Usa una contraseña consistente y segura

Unas pequeñas pautas: Usa más de 8 caracteres. No utilices sólo letras, combínalas con números y también alterna las mayúsculas y minúsculas. Utilizando símbolos puedes fortalecerla todavía más.

Como verás, se trata de tres sencillos pasos al alcance de todos y que pueden ayudarnos a evitar disgustos como este.