uBeam, la carga a distancia revolucionaria de Meredith Perry

Meredith Perry, fundadora de uBeam

Dicen sus críticos que persigue una idea imposible. Pero para Meredith Perry, la ambiciosa cofundadora y CEO de uBeam, la carga a distancia sin cables es mucho más real de lo que algunos pueden llegar a pensar.

Cuando Meredith Perry comenzó a estudiar astrobiología en la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) su meta era encontrar vida en otros planetas. Llegó a trabajar para la NASA pero ahora, con apenas 25 años, muchos la señalan como la próxima Elon Musk, la mujer llamada a revolucionar el mundo y acabar con la tiranía de los cables gracias a la revolucionaria startup uBeam.

"Es lo más cercano a la magia que he visto nunca", llegó a escribir hace unos años Michael Arrignton, fundador de TechCrunch, tras ver una pequeña demostración de la tecnología de uBeam. Por aquel entonces, en el año 2011, Meredith Perry y su socia Nora Dweck, apenas lograron dirigir una pequeña de energía entre dos cajas separadas por un par de metros. 

WalkCar, el segway del futuro que cabe en cualquier sitio

Aquel experimento, sin embargo, fue más que suficiente para convencer a docenas de inversores para poner sus ahorros en uBeam. Uno de los más conocidos es Mark Cuban, dueño entre otras cosas de los Dallas Mavericks de la NBA, que ha descrito el proyecto de Meredith como una idea "zillionaria" a la que también se han apuntado Marc Andreesen (Mosaic), Shawn Fanning (Napster) o Marissa Mayer (Yahoo).

¿Qué es exactamente uBeam? La tecnología se basa en un dispositivo que se alimenta de energía eléctrica, convierte esa electricidad en sonido y la envía a través del aire por ondas de ultrasonidos que a su vez son recogidas por un pequeño receptor que se adhiere a cualquier dispositivo móvil capaz de volver a transformar los ultrasonidos en electricidad. El resultado es que se puede cargar sin cables cualquier móvil, tablet o portátil a distancia. 

La tecnología sería el principio del fin de los cables, con millones de aplicaciones por ejemplo en el campo médico, y también una solución para la "dictadura" de las baterías de los actuales smartphones, que llegan al final del día a duras penas con un uso extensivo. El proyecto de uBeam, sin embargo, plantea muchas dudas. No porque sea imposible convertir la electricidad en ultrasonidos, sino porque hacerlo a gran escala y de una forma segura a día de hoy es imposible. O quizás no.

uBeam carga inalambrica

La startup creada por Meredith Perry y Nora Dweck, uBeam, ya ha recaudado más de 10 millones de dólares. Existe un misterioso prototipo capaz de cargar a distancia de manera inalámbrica pero no se ha presentado en público, sino que ha servido para convencer a algunos inversores. Para Meredith el escepticismo sobre su idea no es un problema sino un reflejo de que apenas existe competencia. 

Un sistema usa el cuerpo para comunicarse de forma inalámbrica

"Vamos a vender la tecnología directamente a los consumidores, y lo venderemos también a cadenas de restaurantes y hoteles hasta saturar el mercado con transmisores uBeam", explica Perry en declaraciones que recoge la revista Fortune. "Además de anunciar que tienen Wi-Fi gratis, las cafeterías colocarán carteles diciendo que tienen uBeam gratuito", sentencia.

Las últimas noticias apuntan a que la empresa habría logrado enviar información por protocolos seguros a través de sus prototipos, lo que podría suponer un empujón para el desarrollo del Internet de las Cosas. Un mundo sin cables con miles de estaciones donde los dispositivos electrónicos se recargarían automáticamente sin esfuerzo.

La idea de uBeam ya ha convertido en millonaria a Perry, que llegó a enfrentarse con su socia por cuestiones legales antes de llegar a un acuerdo: Nora Dweck sigue manteniendo su puesto dentro de la empresa, pero ni siquiera figura en el orgranigrama de la compañía en la página web.

Consiguen transmitir energía inalámbrica a 55 metros

uBeam espera llegar al gran público en no más de dos años. Primero lo hará con dos diferentes cargadores: uno para recintos pequeños y medianos como habitaciones y oficinas; otro para edificios, estadios, aeropuertos u hoteles orientado a grandes empresas. "Si la carga inalámbrica está disponible en todos sitios, el tamaño de tu batería importará poco porque siempre se estará cargando", remata la fundadora de la compañía.

Aunque el plan suene de lo más ambicioso, uBeam todavía debe demostrar que su tecnología de carga inalámbrica a distancia es estable, útil y segura a todos los niveles. Solo así Meredith Perry conseguirá su sueño de universalizar su tecnología. "Nunca volverás a ncesitar un cable", promete. 

[Fuente: Fortune]