Ventilador con sensor de calor refresca donde estés

El ventilador con sensor de infrarrojos de Iris Ohyama detecta el calor de las personas, y gira en función de su posición

La Ley de Murphy dice que un ventilador siempre apuntará hacia el lugar en donde no estés.

Si estás tirado en el sofá sudando la gota gorda, a 40 grados de temperatura ambiente, lo último que te apetece es levantarte a girar el ventilador hacia tu zona de influencia. Para que luego venga tu pareja y te diga que a ella no le llega...

Incluso con los ventiladores que giran automáticamente, a veces tardan tanto en realizar el giro completo, que el fresquito apenas se nota.

La empresa japonesa Iris Ohyama ha encontrado la solución. Una idea tan sencilla y efectiva, que resulta increíble que no se le haya ocurrido a nadie antes.

Este es el Iris Ohyama LFDJ-301K un sencillo y sobrio ventilador de pie, de los de toda la vida, con una peculiar novedad. Incorpora un sensor de infrarrojos que detecta el calor humano, para apuntar siempre al lugar donde hay personas:

Ventilado con sensor infarrojos de calor, para detectar personas

Puedes ver el sensor bajo las aspas, es la barra de color negro. Estéticamente no ganará un premio de diseño ni ergonomia, pero aquí de lo que se trata es de que sea útil y cumpla con su función.

El sensor de infrarrojos detecta el calor humano y es capaz de descubrir cuántas personas hay en una sala y dónde se hallan. En función de esta información, cambia el radio de giro y la potencia para impulsar el aire siempre hacia el lugar en donde hay algún ser vivo:

Ventilador con sensor de infrarrojos

Patente de Apple muestra ventiladores más pequeños y silenciosos

Una idea excelente que sin duda vendería a millares si saliese a la venta en nuestro país. De momento está a la venta en Japón desde el pasado mes de abril, al precio de 176 dólares.

Puesto que los productos de Iris Ohyama son fáciles de encontrar en tiendas como Amazon.com, no es extraño que veamos este ventilador con sensor de infrarrojos por Occidente, a tiempo para la llegada del calor veraniego.