La BNE recupera el sonido de los discos de pizarra

La BNE recupera el sonido de los discos de pizarra

Durante cincuenta años los discos de pizarra fueron el soporte en el que se guardaban sonidos, voces, música, canciones populares... Hasta que apareció el vinilo, fabricado con un material más duradero. Muchos de aquellos registros se quedaron ahí, y ahora la Biblioteca Nacional de España (BNE) quiere recuperalos.

Cuenta en sus fondos con una colección de más de 21.000 discos de pizarra, y su reconstrucción es bastante delicada ya que algunos de esos discos están partidos en varios fragmentos, aunque esto no significa que sean inservibles. 

Con muchos cuidado se pegan con una mezcla especial y se "curan", según explica la BNE. El momento más delicado de la operación es la unión de dos fracciones. Se tienen que alinear los surcos del disco en ambos extremos y mantener la presión hasta que le pegamento esté seco. 

Una vez que el disco de pizarra está completamente restaurado, llega el momento de la digitalización a través de distintas técnicas informáticas. Después el archivo se edita para restaurar el audio, eliminar el ruido y los chasquidos ajenos al contenido del disco, y subirlo a la Biblioteca Digital Hispánica