Consejos de compra para elegir la mejor cámara réflex

cámara réflex

Comprar una cámara réflex no es fácil. El desembolso inicial que tendrás que realizar es significativo, por no mencionar los accesorios y ópticas que querrás añadir a tu equipo según vayas perfeccionando tus habilidades como fotógrafo. Si estás buscando tu primera cámara réflex, o DSLR, no te obsesiones con el modelo más reciente. Probablemente la gama anterior tendrá unas características similares y a un precio bastante más asequible que la última novedad del mercado.

Olvídate de los megapíxeles

A estas alturas todas las DSLR ofrecen los suficientes megapíxeles para el uso que vas a hacer de tus fotos porque, supongo, no pretenderás imprimir imágenes para cartelería. Es mejor que te centres en otras características, como el sensor o la sensibilidad ISO.

Fíjate en el tamaño del sensor. El más habitual en las cámaras réflex es el APS-C (22,2 x 14,8 mm en Canon, y 23,6 x 15,6 mm en el resto), aunque ya hay modelos asequibles con Full Frame (36 x 24 mm), o formato completo, que hasta hace poco sólo se utilizaba en cámaras profesionales.

También ten en cuenta que el sensor no sólo determina la calidad de la imagen, también el tamaño de la cámara. Así que cuanto más grande sea el primero, más grande será la segunda. Esta es una de las razones por las que en los modelos compactos y teléfonos móviles los sensores son más pequeños.

No te olvides de comprobar el rango ISO, será el que determine la calidad de las fotos en condiciones de poca luz. También ten en cuenta que si utilizas un ISO alto, verás cómo aumenta el ruido en la toma, sobre todo en las zonas oscuras. Tamién sería interesante que consultaras la velocidad de disparo en ráfaga, sobre todo si vas a tomar fotos de deportes.

Tipo de sensor

Luz, mucha luz

Una de las ventajas de las cámaras réflex es que puedes elegir entre diferentes ópticas en función del tipo de foto que quieras tomar o del resultado que quieras conseguir. Normalmente el objetivo que va incluido en el kit no suele ser de lo mejor, pero sí es suficiente para empezar. Ya tendrás tiempo más adelante para ampliar tu equipo.

En las ópticas lo que determina la calidad es su luminosidad, identificada con el “número f”. Cuanto menor sea éste mejor es el objetivo y también más caro. Los de focal fija son mejores que los zoom, pero sin lugar a dudas éstos últimos son más versátiles y la opción más adecuada para iniciados. Comprueba si cuentan con estabilizador, esencial cuando se trata de longitudes focales largas.

Dependiendo de la réflex que compres, podrás usar unos objetivos u otros ya que las monturas de todas las cámaras no son iguales. Además de las del propio fabricante, hay marcas que comercializan ópticas compatibles, como Tamron, Sigma o Tokina. Comprobarás que muchos objetivos superan en precio al cuerpo de tu cámara, así que debes tomarlo como una inversión: aunque cambies de réflex, podrás seguir usándolos, siempre que no cambies de marca, claro (algo que no suele pasar).

Línea de objetivos Canon

No te olvides de...

Antes de comprar tu réflex, ve a una tienda de confianza y sujétala con las manos. Aunque sobre el papel todas las características de la cámara te convenzan, la prueba definitiva es saber si te sientes cómodo con ella. Si es así, es que has acertado en tu elección. Si no, es mejor que contemples otras opciones y fabricantes. 

Y aquí surge una de las eternas preguntas: ¿Nikon o Canon? Las dos son igual de buenas y sus trayectorias en el mercado de la fotografía hablan por sí solas. Lo importante, como decía más arriba, es que te sientas cómodo cuando cojas tu cámara. Existen otras marcas, como Sony o Pentax, a las que también puedes echar un vistazo.

Descubre cuáles son las mejores cámaras réflex para principiantes por menos de 500 euros

Y, por último, antes de salir de la tienda con tu cámara es aconsejable que también compres un filtro ultravioleta. Se trata de una forma de proteger el objetivo de posibles golpes o salpicaduras. Aunque has de saber que le puede restar algo de luminosidad, así que siempre que puedas quítalo cuando tomes una foto.