Policía de Madrid llevará cámaras en el hombro. ¿Es legal?

La Policía Municipal de Madrid llevará cámaras en el hombro que graban de forma continua. ¿Es legal?

En un breve plazo de tiempo, agentes de la Policía Municipal de Madrid estarán equipados con cámaras portátiles sujetas al hombro o al pecho, que grabarán de forma continua y enviarán las grabaciones a la central vía Internet móvil, 3G o 4G.

Según informa el periódico El País, la policía madrileña ha alquilado cinco cámaras que probará en diferentes situaciones, antes de decidir su uso permanente.

Otras policías locales, como la de Londres, ya han adoptado métodos similares. Los agentes londinenses emplean el popular modelo Taser Axon Body. La cámara original es negra y se vende para uso personal por unos 300 dólares, pero el modelo policial incluye una banda amarilla que informa de que te están grabando:

Policía Municipal de Madrid cámara

Visitamos la comisaría de policía de Facebook en Silicon Valley

Esta cámara puede grabar hasta 12 horas de forma ininterrumpida, tanto audio como vídeo, incluso en condiciones de poca luz. Aunque el policía no la active graba de forma continua en fragmentos de 30 segundos, pero si no se requiere dicha grabación, se borra pasado un minuto. Esto se hace para registrar ataques inesperados en los que el policía no pueda activar la cámara.

También incorpora un sensor de hombre caído: si permanece a menos de un metro del suelo durante más de 40 segundos, interpreta que el agente está inconsciente en el suelo, y envía una señal de alarma a la central. Todas las cámaras tienen un localizador por GPS.

La Taxer Axon Body dispone de un gran angular de 130 grados, para abarcar más imagen, tal como puedes ver en este vídeo:

Todas las grabaciones aprobadas se envían a la central policial a través de Internet móvil, ya sea 3G o 4G. Se almacenan durante 7 días y si el juez o los investigadores no las reclaman, se destruyen.

Todas las grabaciones tienen asociadas la identificación del agente que las ha realizado, y al servidor en donde se almacenan sólo tienen acceso un número muy limitado de operarios.

El objetivo de dichas cámaras es actuar en defensa de los polícias, que podrán demostrar si alguien los agrede o insulta, o si su actuación ha sido más o menos desmedida.

Del mismo modo, un ciudadano que ha sido grabado podrá usarlas como prueba ante un supuesto uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía. También se emplearán como material de formación para otros agentes.

Según ha informado a El País la propia Policía Municipal de Madrid, en principio sólo prevee su uso en operaciones de cierto riesgo. Aunque este concepto es muy amplio, pues incluye patrullas en recintos de copas, por ejemplo.

¿Es legal?

La gran duda que asalta a los ciudadanos ante el uso de estas cámaras portátiles por parte de la policia, es saber si es legal que la policía te grabe de forma continua. ¿Pueden grabarte en tu casa, o en una discoteca, por ejemplo?

Según la normativa sobre cámaras policiales recogida en la web Seguridad Pública, no hay una legislación específica que regule las cámaras portátiles y personales.

La norma general dice que sólo la policía puede usar cámaras de vigilancia, y puede hacerlo en cualquier lugar público y de libre acceso, mientras informen de que están grabando.

Puesto que, supuestamente, la cámara llevará una etiqueta en donde avisa que está grabando imagen y sonido, tal como se puede ver en las fotos anteriores, en principio la Policía Municipal de Madrid podrá grabar en cualquier lugar público, como calles y parques, así como en locales abiertos al público, lo que incluye centros comerciales, bares, discotecas, etc.

La Ley de Protección de Datos obliga a las cámaras de videovigilancia a destruir o bloquear el acceso a las grabaciones en el plazo máximo de un mes, pero la propia Policia Municipal de Madrid ha dicho que las borrará en una semana.

Así que en principio, puede usarlas en cualquier lugar de libre acceso. Otra cosa diferente son los domicilios o locales privados. En este caso, los agentes de la ley sólo podrán grabar si el dueño de dicho recinto les da permiso, o si tienen una orden judicial.

En todo caso, cualquier iniciativa tecnológica que enfrente la seguridad con la privacidad, siempre va a generar polémica, sea o no legal.