Segunda pantalla: ¿bien necesario o moda pasajera?

Segunda pantalla: ¿bien necesario o moda pasajera?

Cuando Internet comenzó a proliferar, muchos auguraron el fin de la televisión. Luego llegaron las aplicaciones móviles, y otros tantos lanzaron la misma profecía, la televisión se muere. Sin embargo, ambos nuevos elementos no sólo no han enterrado a esta, si no que amenazan con complementarla, en lo que se conoce como segunda pantalla.

Segunda Pantalla hace referencia al dispositivo electrónico (tablet,smartphone) que un usuario de televisión utiliza, a fin de interactuar con el contenido que está consumiendo.

Gracias a la segunda pantalla es, decir, sincronizar tu smartphone o tablet con lo que estás viendo en la tele,  disfrutas de una experiencia trasmedia más rica que permite participar en redes sociales, ver entrevistas y fichas de personajes, ganar premios, e incluso chatear en directo con los presentadores e invitados.

Al mismo tiempo, los canales televisivos ganan en fidelidad y repercusión porque sus programas se difunden por las redes sociales, y los espectadores siguen usando Internet, sin alejarlos de la televisión.

Pero y tú, ¿qué opinas de esta nueva moda?

Mila Lavín

Si por definición de segunda pantalla se refiere al nombre que se le ha dado a los tablets, smartphones o portátiles que usamos mientras vemos la televisión para comentar en redes sociales, consultar información adicional o disfrutar de contenido interactivo, entonces sí tiene sentido. 

Ahora, la pregunta es si realmente se utiliza. Yo, personalmente, no. Pero creo que la posibilidad que te da, por ejemplo, de interactuar con otros usuarios y de opinar sobre un mismo contenido que aparece en la TV en un momento determinado, es otra manera de "ver la televisión" muy divertida.

Confieso que en algún momento he entrado a las redes sociales y he buscado con el hashtag del programa lo que se hablaba del personaje que se entrevistaba. ¡Puro cotilleo!

Carlos Gombau

El concepto en sí, no está bien planteado. El problema es que es una solución pasajera a una necesidad que, ni la TDT y las promesas de televisión inteligente, ni los completos y complejos sistemas smart TV, han sabido resolver de forma correcta.

Acepto que es muy complicado y desesperante, a día de hoy, interactuar con una pantalla, la tele, que se encuentra a unos metros del usuario. Tampoco cuestiono que es mucho más ágil y cómodo acceder a información extra e interactuar con otros usuarios por medio del smartphone o el tablet. Pero lo que también es cierto, es que cada vez somos más dependientes de la tecnología y un poquito menos sociales.

Ya no disfrutamos viendo una película o un partido de fútbol como antes, con la persona que tenemos al lado. Ahora lo compartimos todo en redes y en servicios de mensajería.

Además, los contenidos extra en apps de segunda pantalla, la mayoría de las veces consiguen que nos saturemos de información y desviemos la atención del contenido principal.

Tomás González

Aunque hasta el momento buena parte de los usos y propuestas planteados para las segundas pantallas se han quedado en agua de borrajas, estoy seguro de que antes o después disfrutaremos de funciones sorprendentes que irán más allá de mostrarnos el reparto de la peli, el mapa completo de juego o permitirnos vocear en las redes sociales lo que estamos disfrutando con la serie de turno.

En serio, soy optimista y tengo la certeza de que lo que está por llegar justificará sobradamente tener el tablet sobre nuestras rodillas mientras vemos la televisión y pringamos la pantalla con aceitazo de patatitas.

Y, mirando un poquito más allá, aquí es donde Google Glass muestra todo su potencial, mostrándonos la dichosa información complementaria y permitiéndonos mojar pan en el escabeche de los mejillones mientras nuestros gadgets respiran tranquilos.

Es uno de los casos en los que la tecnología se pone al servicio de nuestra vida cotidiana. "Glass, dime quién es el actor este del bigote con cara de facineroso"... Imprescindible.

 

Noelia Hernández

El uso de la segunda pantalla tiene muchas variables, entendiendo que es la del smartphone o la tableta las que ejercen como tales. 

Sinceramente, para ver una película o una serie prefiero dedicarle toda mi atención a una sola pantalla, y si es en una sala de cine mejor. Me gusta meterme en la historia sin distracciones, y si no es así es porque la narración no termina de engacharme. 

Otra cosa es utilizarlas a modo de segundo monitor para consultar información o tener a mano y a la vista algún documento mientras se utiliza el ordenador, sobre todo para jugar. Es la mejor forma de consultar el mapa de algún título de estrategia, o verificar qué herramientas se tienen para completar una misión. 

 

Fuencisla Mira

El concepto al que se refiere el término de una segunda pantalla hace referencia a un usuario multitarea. Por una parte, considero que las posibilidades que brinda esta segunda pantalla son muchas. Por ejemplo, son claro ejemplo la posibilidad de consultar dudas en el momento sobre algo que se está viendo, ampliar información al respecto o interactuar con el contenido televisivo y con otros usuarios.

Sin embargo, esta práctica en determinadas ocasiones puede llegar a abrumar y a distraer del contenido que se está viendo. Como casi todo, dependerá en gran medida del momento, del contenido y sobre todo del espectador. 

Y tú, ¿qué opinas?