Almacenamiento encriptado, ¿el futuro de Google Drive?

Google Drive

El caso Snowden sacudió al mundo, obligando a todos a reconsiderar viejas nociones de seguridad cibernética. Mientras unos han decidido volcarse en las máquinas de escribir para prevenir futuras filtraciones, Google ha puesto a prueba el encriptado de sus archivos en Google Drive

Diversas fuentes afirman que el gigante de Internet está experimentando con el encriptado como medida de protección para los archivos guardados en su servicio de almacenamiento en la nube. Actualmente, una pequeña fracción de archivos de Google Drive están encriptados, aunque aún no se sabe de quién son. 

Específicamente, la medida tomada por Google serviría para proteger los archivos de los usuarios de Drive de las demandas de acceso a información por parte del gobierno norteamericano. 

Edward Snowden dió a conocer al mundo la existencia de un programa de vigilancia electrónica secreto a cargo de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de los Estados Unidos, llamado PRISM. El software analiza comunicaciones e información electrónica almacenada provistas por las empresas de Internet como Google bajo la Ley de Vigencia de la Inteligencia Extranjera. 

Microsoft, por ejemplo, ha estado en la mirilla de todos, luego de que aparecieran reportes de su colaboración con la NSA

El encriptado de los archivos privados de los usuarios significa que Google no sería capaz de divulgar los contenidos de comunicaciones almacenadas aún si el gobierno entregara una orden legal por la información.

Muchas compañías web como Google utilizan el encriptado de manera rutinaria, como el HTTPS, para proteger la confidencialidad de las comunicaciones de los usuarios mientras son transmitidas. Pero es menos común ver archivos encriptados almacenados en la nube, en parte por su complejidad y por ser un gasto de computación adicional.

Otras compañías más pequeñas, en cambio, sí utilizan el almacenamiento en nube encriptado. Por ejemplo, SpiderOak dice utilizar un protocolo criptográfico llamado prueba de conocimiento cero (zero-knowledge proof) que permite que los datos almacenados sólo puedan ser leídos por el usuario. 

La noticia de los experimentos de Google podría diferenciar a la empresa del resto de las compañías del Silicon Valley. Quién sabe, quizá hasta pudiesemos ver un aumento en el número de usuarios que prefieren el servicio de Google Drive por encima de otros.