Bradley Manning, condenado a 35 años por sus revelaciones

Bradley Manning, culpable

Bradley Manning no tuvo la suerte de Edward Snowden para salir corriendo de los Estados Unidos antes de ser descubierto por sus revelaciones. Y ahora tendrá mucho tiempo para lamentarse por ello.

Manning fue condenado esta semana a 35 años de prisión por todos los cargos que se le imputaban, salvo el de ayudar al enemigo, el de mayor gravedad y el que lo habría metido a la carcel de por vida

El ex-soldado fue capturado en 2010 después de entregar miles de documentos al portal de Julian Assange, Wikileaks, que detallaban fallos en la guerra de Irak y violaciones de los derchos humanos por parte de soldados norteamericanos.

Fue descubierto por las conversaciones que sostuvo con un ex-hacker, Adrián Lamo, quién después lo delató ante las autoridades de su país y fue posteriormente expulsado de la comunidad hacker por traicionar la confianza de Manning.

Denise Lind, la juez que condenó al antiguo militar en una corte especial de Estados Unidos consideró que la sentencia original por 136 años era excesiva y la redujo a 90 años. Finalmente, la sentencia fue fijada en 35 años y según representantes del ejercito estadounidense Manning podría ser apto para la libertad condicional después de cumplir 1/3 de su sentencia o 10 años en la cárcel.

Además, el que es considerado un traidor por muchos podría apelar a su sentencia con el recurso de la clemencia y así obtener una reducción substancial en su condena.

La juez no tuvo que explicar sus acciones al encontrarse protegida por el sistema de justicia militar y leyó la sentencia en menos de dos minutos. Manning no mostró sus emociones durante la lectura aunque sus seguidores supuestamente le gritaron frases de aliento y le llamaron héroe

El juicio tuvo un poco de todo: el ente acusador se centró en mostrar al antiguo soldado como un traidor a la patria, cuyas acciones habían dañado las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y representantes de otros países pero solamente podían presentar sus argumentos a puerta cerrada para prevenir que se filtrase información clasificada al público

Por su parte, los abogados del ya otora soldado se concentraron en su estado mental y emocional al momento de las filtraciones, presentándolo como una persona aislada y con conflictos profundos en su concepción de género y orientación sexual. Dichos conflictos pueden producir estrés y distrofias sociales y debió haber recibido tratamiento médico antes de filtrar la información.

Manning pidió perdón por sus acciones y afirmó que aunque tenía serios problemas psicológicos, éstos no eran una justificación para su conducta. Agregó que quiere normalizar las relaciones con su familia, en especial con su hermana, su tía y sus padres. 

El juicio no ha terminado, y es posible que se puedan recibir argumentos oficiales por parte de la defensa. Por ahora, Manning sigue detenido en una prisión militar en Kansas (Estados Unidos).

¿Crees que la sentencia es excesiva? ¿Es Manning realmente un traidor de los peores o simplemente hizo un error?

Fuente: The Verge