China cierra las redes sociales para evitar manifestaciones

China prohíbe Instagram

Cada vez es más difícil recibir información desde las redes sociales sobre las revueltas en China, y no es de extrañar. Según hemos podido saber, las redes sociales como Twitter, Facebook e incluso el popular sitio chino Weibo están cerrados. El régimen chino ha llegado incluso a cerrar Instagram para impedir las convocatorias y la difusiónde imágenes sobre el estado actual de la ciudad. La policía ya ha comenzado a cargar contra los manifestantes. 

Visto así, esta medida no extraña demasiado: el gobierno chino se toma cada levantamiento por mínimo que sea como un potencial acto de guerra, y lo primero que han hecho ha sido intentar cortar las comunicaciones. Y es que la mayoría del tráfico localizado estaba etiquetado con el hashtag #occupycentral, con alrededor de 9.000 fotos en Instagram. 

Los vetos de este país no dejan de sorprendernos: China ya vetó a Apple

Ya han visto lo que sucedió por todo el mundo con el hastag #occupy. La conexión ha sido vetada tanto desde los smartphones como desde los ordenadores, y los jóvenes chinos buscan nuevas formas de convocarse para protestar, aunque de momento no hay un medio establecido. 

En cualquier caso, de momento los protestantes han sido disueltos. El gas lacrimógeno de la policía ha demostrado ser un dispersador eficaz, y una vez se han dispersado ya no tienen forma de comunicarse para volver a quedar. No es de extrañar que las fuerzas del orden tengan ya la situación bajo control.

El resto del mundo mira al país con ansiedad. Mientras unos esperan que las protestas no acaben como en 1989 en la plazaa de Tiananmen, desde Norteamérica las empresas miran con pánico las fábricas de Foxconn, que de ser atacadas podrían parar completamente la fabricación de smartphones, tablets y ordenadores. 

Según hemos podido saber, los turistas y los enviados especiales no estan sufriendo estas limitaciones, sino sólo los ciudadanos chinos. Si os interesa conocer más, allí está Victor Redondo, un español que se encuentra en Hong Kong y que está publicando fotos de las manifestaciones a través de su cuenta de Instagram.