Continúa juicio de Google por copiar libros sin autorización

Autores demandan a Google por violación de copyright

Google, propietaria del motor de búsqueda más grande del mundo, trató de convencer a un juez de que hacer copias digitales de millones de libros -sin permiso de los autores- para las búsquedas en línea está amparado por la ley de derechos de autor.

Según la web de noticias Bloomberg, ayer, en el tribunal federal en Manhattan, Google alegó que la disposición de "fair use" de la Ley de Propiedad Intelectual de los Estados Unidos protege a la empresa de ser acusada de infracción al copyright.

En el 2004, Google anunció su proyecto para escanear digitalmente millones de libros de las bibliotecas de la Universidad de Michigan y la Universidad de California y ofrecer fragmentos, o "snippets," a los cuales usuarios en línea podrían acceder como resultados de búsqueda.

En el 2005, el Gremio de Autores demandó a Google por violación del copyright, alegando que los usuarios podrían ver muchos fragmentos del mismo libro usando distintos términos de búsqueda. Según los autores, el gigante de Internet ha cosechado beneficios considerables sin hacer ningún intento por compensar a los dueños legítimos de los libros.

Denny Chin, el juez de circuito a cargo del juicio contra Google, interrogó a ambas partes durante la audiencia de ayer. Si Chin encuentra que Google está en falta, podría costar a la compañía más de 3.000 millones de dólares en daños y el fin de un proyecto en el que ha invertido alrededor de 40 millones de dólares al año.

Según la empresa, ofrecer snippets de más de 20 millones de libros en los resultados de búsqueda en Google Libros constituye "uso legítimo" bajo la ley de derechos de autor porque beneficia al público y a los autores, sin causarles daños financiero. De hecho, Google argumenta que la aparición de fragmentos ayuda a los autores porque permite a los usuarios descubrir y comprar sus libros.

El uso legítimo o uso razonable es un criterio jurisprudencial del sistema del derecho anglosajón (o common law) que permite un uso limitado de material protegido sin necesitar permiso del dueño, por ejemplo para uso académico o informativo, explica Wikipedia.

La disposición permite la cita o incorporación, legal y no licenciada, de material protegido, tomando en cuenta cuatro factores: el propósito y el carácter del uso en discusión, la naturaleza de la obra protegida con derechos de autor, la importancia de la parte utilizada en relación con la obra en total, y el efecto de dicho uso en el mercado sobre el valor de la obra protegida.

Chin no dijo cuándo podría emitir su veredicto.