Pulseras deportivas: ¿Son fiables? ¿Merecen la pena?

pulseras deportivas

Parece que lo de las pulseras deportivas es una moda que ha llegado para quedarse. Tanto, que incluso gente que no practicaba deporte con asiduidad se las está comprando.

¿Pero son realmente útiles? ¿Para qué público? ¿Valen lo que hay que pagar por ellas? ¿Cómo riden en sus mediciones?

Son las preguntas que intentamos resolver en nuestro debate semanal. Recuerda que las mejores respuestas se publicarán en el próximo número de nuestra revista.

ivan muñoz

He tenido la oportunidad de probar varios modelos de pulseras deportivas en los últimos meses por lo que tengo argumentos para afirmar de forma categórica que se trata de un gadget totalmente prescindible.

De todos los modelos que han pasado por mi muñeca, no he logrado encontrar ni siquiera dos que ofrezcan resultados medianamente aproximados entre sí. Si de base los datos que ofrecen no tiene ningún valor, no le veo el sentido a estar enganchado a un dispositivo que, en la mayoría de casos, no sirve ni para dar la hora.

Fuencisla Mira

Todavía no he utilizado ninguna pulsera deportiva, así que no tengo experiencia de uso de este tipo de dispositivos. Entre sus principales características destacan la posibilidad de medir el recorrido del deportista, la velocidad y demás datos relativos al entrenamiento, algo que puede resultar útil a quien tenga previsto darle un uso prologando en el tiempo.

Sin embargo, habrá quien este tipo de control y de notificaciones, por parte del dispositivo, pueda llegar a incomodarle. De nuevo, todo queda en manos de las preferencias del usuario final.

Noelia Hernández

No estoy ni a favor ni en contra. La verdad es que nunca he utilizado una pulsera deportiva y, a día de hoy, tampoco está entre mis planes que este "gadget" forme parte de los que uso habitualmente. 

No tengo la necesidad de monitorizar mi actividad física, ni controlar las horas que duermo. Y si realizara algún tipo de deporte, lo haría como diversión, como cuando monto en bici, y no para estar mirando de reojo cuántas calorías he quemado o si ese día en lugar de coger el ascensor debo usar las escaleras. 

Susana Herreros

Para las personas que hagan deporte habitualmente es un elemento que puede ser muy útil a la hora de controlar rutinas, ver los pasos que han dado, las rutas que pueden recorrer si  les gusta el running o el ciclismo... pero si no eres de los que te pirras por el ejercicio, quizá pueda ser algo motivador, ya que tener un aparato que te recuerda que has consumido más calorías de las que necesitas o que has dado 5 pasos en todo el día puede ser tu "Pepito Grillo" particular para ponerte las pilas y empezar a moverte.

Quizá consigas cambiar los hábitos y tener una vida más saludable. 

Alberto Martín

Igual es porque todavía no he caído en la ‘moda runner’, ni he pasado por el Decathlon a equiparme convenientemente para salir a correr todos los días, pero no termino de verle el fuste a las pulseras cuantificadoras. Lo entendería en deportistas, incluso amateurs, pero es que no termino de acostumbrarme a verlas en las muñecas de personas de las que sé, con total seguridad, que el mayor esfuerzo físico semanal lo realizan los viernes y sábados por la noche.

Dicho esto, entiendo que puedan tener una gran utilidad para gente que de verdad necesite trackear su actividad física diaria. Lo que no me queda claro es que ese trackeo sea fiable. Por la experiencia de probar algunas de ellas, podemos decir ya sin temor a equivocarnos que no hay dos pulseras que midan lo mismo. Ni siquiera de la misma marca. Ni aunque fueran el mismo modelo. La tecnología no ha llegado todavía a ese punto de fiabilidad necesario.

Mila Lavín

A priori no me llamaban la atención este tipo de dispositivos, pero tengo que admitir que cuando llegó a la redacción uno de ellos, me entró la curiosidad y desde entonces consulto mi actividad física diaria. También tengo que admitir que mi interés se ha centrado más desde que descubrí que dicha pulsera es capaz de "medir" mis horas de sueño, más concretamente las horas de sueño reparador.

Desde hace un par de meses me preocupo por recuperar las horas perdidas desde que mi hija acapara buena parte de ellas durante la noche. Así que realmente tengo que decir que lo que es deporte no hago mucho, pero ahora controlo más mi actividad física materna. Tal vez los fabricantes de pulseras deportivas deban plantearse este tema como un reto. Ahí lo dejo... 

Carlos Gombau

Bien es cierto que hay pulseras y pulseras. Y relojes inteligentes, podómetros, terminales con GPS... La oferta es impresionante y, como todo, en función del desembolso económico que realicemos, conseguiremos un producto más o menos preciso. Ahora bien, a la hora de la verdad, incluso el modelo más básico y barato es capaz de motivar al usuario a la hora de realizar cierta actividad física, por moderada que sea. Sí, es verdad que, con mayor o menor acierto, cuatifican los kilómetros recorridos y las calorías gastadas.

Así, en la mayoría de los casos, las cifras arrastran errores de cientos de metros y decenas de calorías. Ahora bien, tras su uso diario, la mayoría de los usuarios se terminan "picando" y, día a día, intentan mejorar los progresos de las jornadas anteriores. Y es que lo importante son las metas que nos pongamos y el resultado físico sobre nuestro cuerpo, y no tanto las cifras conseguidas. El debate ahora sería si realmente valen lo que cuestan, pero eso ya es harina de otro costal.