Lo detienen porque su bot de Twitter amenazó de muerte

La policía detiene a un hombre porque su bot de Twitter amenazó de muerte... a otro bot.

¿Podemos culpar a una persona de lo que escribe su programa (bot) en Twitter, de forma autónoma? Las leyes dicen que sí pero... ¿es justo?

El desarrollador holandés Jeffry van der Goot recibió ayer una visita de la policía, en su propia casa, acusándolo de amenazar de muerte la celebración de un evento en Amsterdam, a través de Twitter. Él no había escrito ninguna amenaza a nadie, pero allí estaba, en su cuenta de Twitter: un tuit que contenía una amenaza grave, perfectamente investigable por la polícia.

El problema es que dicho tuit no lo había escrito un humano, sino un bot: un programa que Jeffry usaba para que redactase tuits de forma automática. Los bots de Twitter son muy comunes, y funcionan de muchas maneras diferentes. Algunos dan las gracias a aquellos que escriben mensajes, otros retuitean los tuits que les envían sus cuentas amigas, y lo más sofisticados intentan hacerse pasar por humanos, respondiendo a mensajes de forma inteligente.

El bot de Jeffry no llegaba a tanto. Lo que hacía era coger palabras y fragmentos de tuits escritos por el desarrollador, para crear frases nuevas más o menos coherentes. El azar había hecho que al mezclar palabras de diferentes frases, el resultado sonase como una amenaza de muerte.

 

 

Twitter culpa a Apple de perder 4 millones de usuarios

Jeffry pasó un mal rato intentando convencer a la policía de lo que había pasado. Primero tuvo que explicarles lo que era un bot, y después, que el bot escribía de forma autónoma. Ironías el destino, el bot había amenazado de muerte replicando a un tuit... que también había sido escrito por un bot.

Podríamos estar ante el primer caso en la historia en el que la polícia interviene porque un robot ha amenazado a otro robot...

Las autoridades aclararon a Jeffry que aunque el tuit lo haya escrito un bot, él es el dueño del programa y el mensaje está formado por palabras suyas, así que era el responsable legal de la amenaza de muerte. Finalmente no fue acusado de nada, pero la policía le obligó a desactivar el bot. El programa en sí no había sido creado por él, sino por un programador francés que le pidió disculpas y confesó que estaba asustado por las implicaciones legales que podrian haber recaido sobre él, si la policía hubiese cursado una denuncia:

Todo ha quedado en una anécdota, pero a medida que los programas y los robots se vuelven más inteligentes, es necesario volver a redactar las leyes que rigen el funcionamiento del software. Si Jeffry hubiese sido denunciado por amenazas... ¿Realmente tiene él la culpa de lo que escriba su bot de Twitter? Y si no es suya... ¿quién asume la responsabilidad?

[Fuente: Fusion.net]