¿Es Google racista?

Google

¿A quién no le ha ocurrido que una búsqueda en Google lleva a anuncios que, o bien poco tiene que ver con lo que se busca, o bien, la tiene pero se ha malinterpretado la búsqueda? En esto mismo se basa un estudio nacido en la Universidad de Harvard de la mano de la profesora Latanya Sweeney.

Según la investigadora, un 25% de los resultados de una búsqueda con nombres de raza negra se identifican con anuncios con prejuicios raciales. Explicado así, puede sonar a excesiva sensibilidad, sin embargo, la profesora ha demostrado que estos anuncios tratan, en su mayoría, de delincuencia o formas de comprobar antecedentes penales.

Ahora bien, es momento de preguntarse ¿Quién es responsable de esto? ¿Google, los anunciantes o los usuarios? Si bien es cierto que el buscador se basa en unos cálculos que no interpretan cuál es el objetivo de la búsqueda en particular, ni lo sitúa en contexto, se limita a aprender de la conducta de los usuarios en base a consultas que ya se han hecho.

Esto conlleva a que posiblemente sean los usuarios, quienes han hecho manifiesta la discriminación y disfunción social en la red. Sin embargo, las empresas anunciantes eligen sus palabras clave con las que quieren posicionarse para salir en los resultados de ciertas búsquedas. Por ejemplo, si las empresas que venden armas u ofrecen seguridad personal, ellas mismas eligen las palabras con las que salir en los primeros puesto de Google. Lógicamente, respecto a esto último, Google tiene parte de responsabilidad.

Es por ello, por lo que Google ha afirmado que lejos tener la intención de reflejar esta conducta social discriminatoria, su política se basa en satisfacer los criterios de búsqueda luchando contra los contenidos que pudieran herir a determinados grupos sociales.