El fin del roaming se acerca, y podrás ver Netflix en cualquier país

Los precios establecidos para el roaming en Europa

Los miembros del Parlamento Europeo acaban de sacar adelante dos interesantes propuestas que nos afectan a todos. La primera propuesta hace referencia al fin del roaming que llegará en 2017, y la segunda apunta directamente hacia servicios tan populares como Netflix o Spotify.

Por una parte, el Parlamento ha aprobado con 53 votos a favor la propuesta de fijar unos precios razonables para los servicios que las operadoras se proporcionan entre ellas en Europa. La idea es que, al reducir estos costes, las compañías telefónicas no tengan ninguna excusa para enfrentarse al fin del roaming.

Para que un usuario de -por ejemplo- Holanda pueda utilizar su tarifa de datos en España, es necesario que una operadora española alquile sus servicios a esa compañía durante el tiempo que el usuario esté en el país.

"El precio de distribución de estos servicios afecta indirectamente a los clientes", han señalado los responsables de la medida. Los precios que se han propuesto deberían permitir que cualquier operadora pueda ofrecer roaming sin costes adicionales a sus clientes, aunque todavía falta que la propuesta vea la luz verde por parte de la Comisión Europea.

Haya calma, porque al final no habrá límite de 90 días en el roaming en Europa

Este tope de precios fijaría los costes en 0,03€ por minuto de llamada, 1€ por giga de datos consumidos y 0,01€ por mensaje de texto. Estos precios, recordemos, solamente se aplicarían a lo que las operadoras se pagan entre ellas para utilizar las líneas móviles en cada país; la idea es que, para el 2017, el usuario no pague absolutamente ningún recargo por el roaming en Europa.

Los precios que deberán pagar las operadoras por el roaming en Europa

Europa quiere que el streaming no tenga fronteras

En segundo lugar, pero no por ello menos importante, la Comisión Europea también quiere sacar adelante una normativa que permitiría que un usuario de un servicio de películas o música en streaming pueda consumir los contenidos de su país de origen independientemente de la zona europea en la que se encuentre en ese momento.

La idea es que -por ejemplo- un usuario que haya contratado Netflix en España pueda seguir accediendo al mismo catálogo independientemente de si en ese momento se encuentra de viaje en Alemania, Italia o Francia.

La normativa se aplicaría en cualquier país de la Unión Europea, y también sería efectiva para las plataformas de música en streaming tipo Spotify.

Para disfrutar de este acceso universal en Europa bastará con haber proporcionado una prueba de la residencia en el país desde el que se ha contratado el servicio, tal y como se indica en la nota de prensa que acaba de salir de Europa.

[Más información: Nota de prensa]