Google Maps cambia las fronteras según el país donde estés

Google Maps cambia las fronteras según el país donde estés

Google Maps ha revolucionado la cartografía gracias a sus detallados mapas, basados en las fotografías de satélite, que luego complementa con todo tipo de información adicional, desde los mapas de carreteras a los turísticos, fotografías de todas las calles, mapas de altitud, etc.

Parece una simple labor científica e informática, hasta que tienes que echar mano a los mapas políticos. Y aquí es donde se enreda la cosa.

Google Maps, como es lógico, ofrece los clásicos mapas geográficos en donde divide los continentes por países, regiones, etc. ¿Pero qué ocurre cuando dos paises se disputa un territorio, un río, o la localización de una frontera? Actualmente hay muchas fronteras que cambian de lugar, según el país a quien preguntes, como ocurrió hace unos años con el conflicto entre Costa Rica y Nicaragua, en la propia Google Maps.

Cuando hablamos de mapas, un cartógrafo no puede ser neutral. En el momento en que coloca una frontera, ya está tomando una posición. ¿Cómo soluciona Google los conflictos fronterizos? Fácil. No existe un mapa de Google Maps universal. Las fronteras cambian según el país desde donde consultes Google Maps. Si lo haces desde un país en conflicto verás las fronteras que ese país defiende como legítimas, y si lo haces desde el contrario, las fronteras cambiarán para adaptarse a la posición política del otro país.

Wikimedia Maps, la alternativa a Google Maps

Parece una solución salomónica, pero obviamente no es la más científica, pues una frontera, por definición, tiene que ser inamovible.

El investigador Ethan R. Merel ha estado estudiando el tema y cree que es necesario que exista una organización que trascienda a los países, que se encargue de consensuar las fronteras que se deben cartografiar en los mapas. Lo irónico del tema es que esa organización ya existe: las Naciones Unidas. Pero la Conferencia de Cartografía Regional de las Naciones Unidas se organiza cada cuatro años, y en ese tiempo siempre surgen numerosos conflictos fronterizos que un servicio online como Google Maps debe afrontar en tiempo real, no de lustro en lustro...

Mientras no exista una solución mejor, Google Maps seguirá lidiando con el problema de la forma más neutral que existe: dando la razón a todas las partes... Sin duda, no se le puede culpar por ello.

[Fuente: Popular Science]