Green iT: La tecnología al servicio del medio ambiente

Green iT: La trcnología al servicio del medio ambiente

El abaratamiento de la tecnología ha originado una tendencia a cambiar rápidamente los productos electrónicos, como los ordenadores o los teléfonos móviles, que está provocando un gran deterioro de nuestro planeta.

Como respuesta a esta situación nació el movimiento Green Computing o Green IT, que pretende redirigir este mercado hacia una conciencia más respetuosa con el medioambiente.

El término Green computing comenzó a utilizarse después de que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) desarrollara el programa Estrella de Energía en el año 1992 para promover y reconocer la eficiencia energética de diversas tecnologías.

Es innegable que las compañías tecnológicas deben adoptar acciones urgentes para paliar el daño medioambiental, como frenar la elaboración de sus soportes tecnológicos con productos tóxicos, tal y como señalaba el Protocolo de Kioto, que limitaba a la mayoría de las compañías en su emisión de gases invernadero.

green it

Por ello el también llamado Green IT propone el reciclado de materiales, el ahorro de energía y la virtualización, es decir, convertir un servidor físico en uno virtual para poder hacer grandes agrupaciones en una sola máquina física, como medidas optativas para que las empresas tecnológicas reduzcan su huella de carbono e incorporen la consciencia ambiental en sus productos.

Política medioambiental

No en vano, la contaminación atmosférica, el cambio climático y el agujero en la capa de ozono son hoy problemas realmente serios, en los que la industria tecnológica tiene mucho que decir.

Por este motivo, Dell ha desarrollado los programas “Plant a Tree for Me” o “Plant a Forest for Me”, que consisten en pagar una pequeña suma extra de dinero por cada producto para que se plante un árbol en nombre del cliente. En la actualidad, ya hay plantados más de 100.000.

Asimismo, Hitachi Data Systems señala que el cambio climático es una de las principales preocupaciones de esta compañía, por lo que ha realizado una serie de mejoras en la producción de sus sistemas de almacenamiento para medianas empresas diseñados con el fin de solucionar los problemas de energía y espacio entre otras cosas.

greenpeace

Por su parte, Toshiba comparte el primer puesto con Samsung en la lista de Greenpeace por su política medioambiental. Una clasificación que puntúa a las 18 empresas tecnológicas más importantes del mundo, basándose en el uso de sustancias químicas en la elaboración de los productos y el reciclado de los residuos electrónicos cuando se quedan obsoletos.

Algo a lo que han respondido algunas de ellas, como es el caso de Nokia que se ha propuesto como reto lanzar móviles con una esperanza de vida superior a los cinco años, cargadores inteligentes capaces de desconectarse cuando el teléfono se haya cargado por completo o un terminal fabricado enteramente con materiales reciclados.

Y es que no todas las caras del avance tecnológico son malas, ya que las tecnologías de la información conllevan una importante reducción del consumo de papel y la disminución de los desplazamientos de personas y mercancías.

Tecnología verde real

A esas medidas, se suman muchas otras iniciativas clasificadas como verdes que contribuyen a la reducción en el consumo de energía o la emisión de dióxido de carbono, como son la computación en nube (Cloud computing), la computación grid, el teletrabajo y la virtualización en centro de datos, es decir, que el servidor de la empresa sea sustituido por un servidor operado por un proveedor (hosting), con mayor rendimiento, un menor consumo de recursos y más seguridad.

green it

La tendencia hacia la virtualización en los Estados Unidos comenzó con la crisis de generación de energía de 2006. Con la virtualización las empresas lograron reducir su consumo de energía disminuyendo costes y, al mismo tiempo, su daño al medioambiente.

El abanico de posibilidades técnicas es enorme para las empresas preocupadas en sus presupuestos y en su imagen ecoresponsable, ya que también pueden optar por la mejora de las salas de servidores ya instalados, la construcción de nuevos centros de datos con mayor rendimiento, el control del consumo de electricidad, la centralización de los sistemas de impresión, el reciclaje del equipo IT o la desmaterialización de documentos, como un archivo digital.

Otra de las cuestiones a considerar es la reducción del hardware, algo tan fácil como realizar un estudio del porcentaje que realmente se utiliza de cada equipo, con el que la empresa puede agrupar aquellos que tengan poco uso.

También es importante reubicar el data center en algún lugar que ofrezca reducción de energía o mejor aprovechamiento de la energía renovable, como ha hecho Google, que ha reubicado sus centros de datos cerca de las centrales hidráulicas para aprovechar al máximo esta fuente de energía y reducir sus gastos.

google green it

Otro ejemplo es el centro de datos de Microsoft en San Antonio, que está dotado de sensores que miden el consumo de energía y utilizan un software de administración de energía llamado Scry.

Otro de los puntos clave que deben tener en cuenta las empresas es la tecnología para el ahorro de espacio y energía en el almacenamiento, ya que una gran proporción de archivos almacenados es usado en contadas ocasiones, lo que ha conllevado la fabricación de tecnología que permita utilizar menos energía, como la tecnología MAID (Massive Array of Idle Disk), cuyos discos se apagan cuando no están activos.

Pero estos son solo algunos ejemplos del estado de “conciencia verde”, porque Green IT va mucho más allá de ser un simple buen propósito.

medio ambiente y tecnología

En realidad se trata de optimización de los recursos energéticos y de la reducción de gastos de la cuenta de resultados de las compañías. El ahorro energético da un respiro al planeta, pero, sobre todo, produce menos gastos y aumenta los beneficios de las empresas.

Ventajas económicas

Como consecuencia de todo ello, las empresas están empezando a reservar parte de su presupuesto a las tecnologías verdes porque registran mejores resultados financieros que las que no se han interesado aún por la oferta Green IT.

Así lo demuestra una encuesta realizada por Info-Tech Research Group a medianas empresas de 12 países, en la que el 80% de las empresas ya han lanzado obras Green IT.

Un interés por las eco-tecnologías que se justifica por razones económicas.

tecnología verde

A pesar de que el impulso de las tecnologías Green IT es sostenido, aún queda un largo camino hasta conseguir que las empresas abandonen sus temores respecto a las tecnología Green Computing, tal y como demuestra un estudio realizado por Deloitte, que señala que las compañías recelan sobre la seguridad y la confidencialidad de los datos confiados a un hosting de servicios.

De lo que no cabe duda de que la eco-tecnología es el paso más lógico hacia un futuro sostenible y comprometido con el medioambiente.