India también dice adiós al telégrafo. WhatsApp es mejor.

Telégrafo de Morse. India ha dejado de utilizarlo

El telegráfo se hizo popular entre el gran público como portador de buenas y malas noticias en las películas clásicas de Hollywood. Ahora, casi dos siglos después de su invención, tal como explica con nostalgia el periódico británico The Telegraph, está a punto de extinguirse para siempre en los grandes países en donde se ha utilizado como un medio de comunicación global. India lo desactivará el próximo 15 de julio. El correo electrónico, los SMS y la mensajería instantánea, lo han vaciado de utilidad.

El telégrafo se inventó en el siglo XIX como un medio de comunicación basado en el envío de señales eléctricas codificadas, normalmente en código Morse, a través de cables eléctricos. Su rapidez y eficacia fue vital para el desarrollo de paises de enormes dimensiones como Estados Unidos o India, que podían transmitir noticias de punta a punta del país en cuestión de minutos. Era un medio de comunicación oficial, pero la gente de la calle lo utilizaba para transmitir buenas o malas noticias: nacimientos, defunciones, bodas, visitas... Así lo hemos visto en innumerables películas de Hollywood, principalmente en filmes del Oeste, en donde el telégrafo era el único medio rápido de comunicación, y en clásicos de los años 20 o 30 del pasado siglo.

La implantación del teléfono fijo fue el primer obstáculo en el camino del telégrafo, pero aún así se mantuvo durante décadas como medio de comunicación oficial, o para certificar un mensaje. Sin embargo, el teléfono móvil, el correo electrónico, los SMS y la mensajería instantánea a través de Internet, con WhatsApp y equivalentes, han terminado por convertirlo en una tecnología obsoleta. El Reino Unido abandonó el uso del telégrafo en 1982. Otros países más grandes lo han mantenido un poco más. Estados Unidos desactivó su última línea en 2006. Ahora, India, otro gigante poblacional, anuncia que transmitirá su último mensaje telegrafiado el próximo 15 de julio. Es el fin de una era. La vida continúa.