El lado oscuro del Derecho al Olvido: la censura

Censura de Google

Recordemos que España fue la gran instigadora del derecho al olvido, presionando a Bruselas para que la ley llegase a buen puerto. Lo que nadie nos dijo es que no sólo serviría para eliminar nuestra vergonzosa multa de tráfico del buscador, sino que también serviría para ocultar escándalos. 

The Guardian ya ha encontrado tres artículos eliminados que hacían referencia a un escándalo futbolístico. De ahora en adelante, los artículos no estarán disponibles en la versión británica del buscador. Y no es el único medio que está viéndose censurado. 

A la herramienta última de la libertad de expresión no le han cortado las alas, pero lo van desplumando poco a poco. El Mundo ya tiene también un resultado eliminado, y también es sobre un escándalo, aunque urbanístico. 

Recordemos quiénes fueron los primeros en aprovecharse del derecho al olvido: los pedófilos registrados

Ya se criticó mucho a Google (en España nos indignamos muchísimo) cuando supimos que aceptaría la censura del gobierno chino para vetar resultados. Ahora descubrimos que nosotros mismos podríamos haber abierto la caja de pandora. 

El quid de la cuestión es de donde se eliminan las páginas y a que nivel. El caso es que los contenidos seguirán existiendo, aunque al no estar indexados en Google prácticamente serán invisibles para todo aquel que no sepa de antemano donde encontrarlos. 

Y es que el buscador ya anunció que un tercio de las solicitudes recibidas al mes de la instauración de la ley estaban relacionadas con estafas y fraudes. Para evitar esto, la única herramienta de la que dispone Google es la de notificar cuándo en una búsqueda se ha eliminado una página de los resultados.