Microsoft: más involucrada en PRISM de lo que se creía

Microsoft: más involucrado en PRISM de lo que se creía

Es sabido que Microsoft es una de las compañías que ha colaborado con el Proyecto PRISM, la iniciativa del gobierno de Estados Unidos para mantener vigilancia electrónica sobre los usuarios de algunos de los servicios más populares en Internet. Sin embargo hasta ahora la compañía de Redmond ha insistido en que sólo ha dado acceso a sus registros de la manera más superficial y siempre dentro del marco de lo que la ley permite. Al parecer ese no ha sido el caso.

Nuevos reportes de The Guardian han revelado que al parecer Microsoft ha ayudado a que PRISM tenga acceso a chats y correos electrónicos vía Outlook.com así como a conversaciones de voz y vídeo a través de Skype. La fuente de estas afirmaciones son nuevos documentos secretos revelados por Edward Snowden.

Skype ha sido parte del Proyecto PRISM desde Noviembre de 2.010, pero las declaraciones de la compañía y de su dueña Microsoft, siempre han insistido en que debido a que las comunicaciones son encriptadas a lo largo de todo el recorrido, no es posible espiarlas.

Los nuevos documentos al parecer revelan que esto no es así, y que las comunicaciones con vídeo han podido ser interceptadas desde Julio 14 de 2.012. Según The Guardian, uno de los documentos filtrados dice que "El audio de esas sesiones ha sido procesado correctamente todo desde el principio, pero sin el vídeo que lo acompañaba. Ahora los analistas tienen la 'imagen' completa".

En el frente de Outlook, al parecer la NSA e incluso el FBI han tenido acceso a correos electrónicos y chats, que han podido ser interceptados antes de que sean encriptados. También se reporta que Microsoft ha dado acceso a SkyDrive a las agencias de seguridad involucradas en el proyecto.

A pesar de que no se tiene claridad respecto a las avenidas tecnológicas utilizadas, es claro que se ser ciertas estas acusaciones, los hechos irían en contravía de las afirmaciones pasadas de la compañía de Redmond (en línea con lo que Google y Facebook han dicho en torno a PRISM también), en las que había sido siempre completamente enfática en el hecho de que su colaboración con PRISM no fue nunca llevada más allá de lo estrictamente necesario, y en el caso de Skype, respecto a la imposibilidad de espiar las conversaciones sostenidas por los usuarios.