El porno visionado en el trabajo, causa del malware

Los directivos de las empresas introducen malware porque ven porno o caen en el phishing

Cuando algo va mal en una empresa, casi siempre acaban cargando con la culpa los trabajadores.

Pero un estudio realizado por la compañía de seguridad ThreatTrack Security parece demostrar que buena parte del malware que se introduce en los ordenadores de las empresas, proviene de las negligencias de los directivos y ejecutivos.

Desde visionar webs pornográficas infectadas, a pinchar en enlaces de dudosa procedencia, o introducir sus datos en una web de phishing. El catálogo completo, vamos...

Si quieres enterarte de lo que se cuece en una oficina, sólo tienes que preguntar al encargado de arreglar los ordenadores.

La típica excusa: "No se que le ha pasado, se ha estropeado solo", tiene orígenes muy diversos, que los informáticos descubren con facilidad...

Vía Mashable, recogemos las conclusiones de una estudio que ha llevado a cabo ThreatTrack Security encuestando a más de 200 responsables de seguridad de compañías estadounidenses.

Los resultados son muy reveladores.

Según dicho estudio, el 40% de los responsables de seguridad han tenido que lidiar con ordenadores de directivos infectados por malware porque el jefe había estado visitando webs pornográficas.

Porno en las empresas

 

¿Sabías que España es el segundo país del mundo donde más porno online se visiona?

El 60% de dichos informáticos también han tenido que luchar contra malware proveniente de descargas maliciosas de emails webs de phishing en donde algún directivo, de forma inocente, había entrado.

El 45% de los encuestados también se ha encontrado con virus en dispositivos de la empresa que algún directivo había prestado a sus familiares.

Además, la mayoría de las brechas de seguridad se ocultan: el 60% reconoció haber luchado contra hackers o fallos de seguridad que se han mantenido en secreto.

Resulta revelador que, ahora que se sabe que todo el mundo es espiado en Internet, y mucho más los ejecutivos de grandes empresas, sus máximos responsables cometan fallos de seguridad tan básicos.

Parece claro que muchas compañías deberían invertir parte del dinero destinado a seguridad en cursos de formación para sus directivos.

Al menos, para que aprendan que no hay que pinchar en los enlaces desconocidos de los emails, o que si un banco te pide tus datos de forma urgente, resulta muy sospechoso...

Porque lo de dejar de ver porno en el trabajo lo dejamos por imposible...