¿Qué es Internet de las Cosas?

que es internet de las cosas

No paramos de oír que el Internet de las Cosas va a cambiar nuestro mundo y que tarde o temprano, revolucionará nuestra forma de interactuar con los dispositivos. Pero ¿Sabes qué es o en qué consiste? Te lo contamos.

El Internet of Things, Internet de las Cosas o IoT es un concepto que se refiere a la interconexión digital de los objetos cotidianos con Internet, convirtiéndose así en objetos inteligentes.

El término fue acuñado en 1999 por Kevin Ashton, un investigador del MIT, mientras él y sus compañeros realizaban estudios en el campo de la identificación por radiofrecuenta y tecnologías de sensores. 

Para entender en qué consiste el Internet de las Cosas tenemos que echar la vista atrás. Y es que, desde hace 30 años, se están intentando hacer un poco más interactivos los objetos cotidianos. De ahí surge, precisamente, la idea del hogar conectado o las smart cites.

Pero, ¿Cómo funciona el Internet de las Cosas? La clave está en las herramientas que convierten a los objetos en objetos inteligentes, permitiéndoles conectarse a Internet para ampliar las funciones que son capaces de realizar. 

De esta forma, una lavadora puede dejar nuestra ropa impoluta, pero una lavadora inteligente también podrá activarse por control remoto cuando estemos fuera de casa, recoger estadísticas sobre el uso que le damos y ofrecernos conclusiones para que le demos un uso aún más eficiente. 

Eso sí, una lavadora inteligente puede no dar demasiada información. Sin embargo, una red en la que muchos usuarios estén utilizando objetos inteligentes nos ayudará a generar el big data suficiente como para optimizar no sólo nuestro comportamiento, sino también el de ciudades enteras. 

Así será tu casa en 2022 gracias al IoT

El problema, como suele ocurrir con las nuevas tecnologías es el precio. Y es que un objeto inteligente valdrá mucho más dinero que la versión "tonta" del mismo.

Aun así, muchos de vosotros os preguntaréis cuándo llegará a nuestras vidas esta tecnología. Pero lo cierto es que lleva entre nosotros unos cuantos años, aunque se prevé que vaya a más. 

Para que os hagáis una idea, se espera que, a finales de 2017, haya 8.400 millones de dispositivos conectados, lo que supone un tercio de lo que se estima que habrá en 2020, que serán 20.800 millones.