Si tienes un iPhone o un Android, el gobierno te espía

Internet ha sido siempre un elemento de libre acceso, donde casi todo lo que se escribe está a la vista pública. Y si no querías que algo fuese tan accesible, le ponías una contraseña y quedaba protegido. Esa sensación de seguridad podría ser cosa del pasado con los recientes eventos y documentos que han salido a la luz desde Estados Unidos. El Gran Hermano ya no está solamente en el televisor.

Según reportes recientes de The Guardian The Washington Post, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y el FBI se han unido para recolectar información de nueve compañías informáticas en Estados Unidos; entre las que se encuentran Apple, Facebook, Microsoft y Skype. Los reportes afirman que las compañías le otorgaron el acceso a sus servidores a las agencias de inteligencia a través de un programa conocido como PRISM, creado en el 2007. PRISM permite a la NSA obtener información que puede ser considerada como confidencial sin necesidad de una orden judicial o permiso alguno. 

James Clapper, director de la NSA, ha dicho que la información que se recolecta a través del programa se enfoca únicamente en ciudadanos no estadounidenses que se encuentran por fuera de tierras norteamericanas y que al recolectar la información se busca minimizar los riesgos de un ataque terrorista contra ese país: el reporte del diario norteamericano afirma que también se han tomado datos de algunos ciudadanos norteamericanos. 

Las compañías implicadas en el escándalo sucitado afirman que no le han abierto una puerta secreta a las agencias de inteligencia para que espien a sus usuarios indebidamente. Por ley, están obligadas a cooperar con el gobierno americano en caso que este les solicite acceso a los registros: en caso contrario, pueden ser demandados. Las declaraciones de las mismas enfatizan su preocupación por la seguridad de los usuarios y la protección de su privacidad, pero no hacen más declaraciones al respecto. 

Vale la pena resaltar que el sitio de microblogging más utilizado en el mundo, Twitter, no se encuentra entre las nueve compañías mencionadas por los reportes y que Apple se unió al programa en el 2012, cinco años después de una primera propuesta aduciendo razones desconocidas. 

La controversia toma un cariz local con el anuncio el pasado martes por parte del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, acerca de las medidas contra delitos en Internet: la Polícia tendría la posibilidad de instalar remotamente virus troyanos en los dispositivos móviles y ordenadores de los investigados por delitos relacionados con cibercrimen, terrorismo y crimen organizado, siempre y cuando un juex dé el permiso necesario para ello. Alemania tiene una resolución parecida, aunque solo para casos de terrorismo.  

Una mala noticia para todos aquellos que creían que solo debían preocuparse por mantener sus dispositivos a salvo de ataques externos.