Vine resucita, se llamará Vine Camera

Vine resucita, se llamará Vine Camera

Twitter continúa trazando planes para convertirse en una compañía rentable, o morir en el intento. Planes que no parecen muy sólidos, si nos fijamos en cómo algunos de ellos cambian con el paso de los meses.

Twitter compró Vine en 2012 y lanzó el servicio en enero de 2013 en forma de red social para compartir vídeos de 6 segundos. Como era previsible fue todo un éxito, alcanzando los 200 millones de usuarios. Pero como suele ocurrir con todo lo nuevo enseguida fue copiado por sus competidores. Snapchat, Instagram Memories, los propios Momentos de Twitter, hicieron que los usuarios de Vine se estancaran. Y como la compañía no está para derrochar dinero, el pasado octubre anunció que cerraría Vine en los próximos meses.

Ahora, a poco más de un mes del anuncio, una nueva entrada en el blog oficial de Vine anuncia que Vine no va a cerrar, sino que se transforma en una app recortada llamada Vine Camera, conservando las funciones que demandan los usuarios.

A partir de enero, Vine Camera estará disponible para descargar. Con esta app para iOS y Android se podrán grabar vídeos de 6 segundos, pero no se compartirán en la red social de Vine. Se enviarán directamente a Twitter o se guardarán en el smartphone. También incluirá un sistema para que los usuarios de Vine Camera puedan seguir a sus creadores favoritos. Pero ese seguimiento se hará a través de Twitter, no de Vine. En definitiva, algo similar a lo que había hasta ahora, pero sin la red social asociada.

En el mismo blog se indica que los usuarios de Vine ya pueden descargar todos sus vídeos de la web vine.co, si así lo desean. Van a seguir almacenados en la web como hasta ahora, pero ya no se podrán añadir más a través de Vine Camera, que como hemos dicho sólo funcionará con Twitter o guardando los vídeos en el smartphone.

Una buena noticia (más o menos) para los fans de Vine. Al menos van a poder seguir grabando y compartiendo sus vídeos como hasta ahora, aunque usando otra red social.

Twitter cumple 10 años, hitos e incertidumbres