La programación, un nuevo lenguaje de comunicación

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
La programación, un nuevo lenguaje de comunicación

La programación está tan presente en el mundo científico-técnológico como el inglés o las matemáticas. Del mismo modo que necesitamos los idiomas para hablar entre nosotros o los números para cuantificar las cosas, la programación es el lenguaje que día a día utilizamos para comunicarnos con las máquinas.

En la actualidad cualquier dispositivo electrónico está programado, desde el teléfono móvil a la lavadora, pasando por la televisión, el coche o el sistema de calefacción.

Esto gana mayor protagonismo si cabe con internet de las cosas y los hogares domotizados. Millones de dispositivos interconectados que exigen sistemas de programación altamente sofisticados, gestionando cantidades masivas de datos para ofrecer una experiencia de usuario cada vez más personalizada y adaptada a nuestras necesidades.

Por esa razón, la programación está entrando con mucha fuerza (aunque quizá un poco tarde) en los currículums educativos de la mayoría de los países.

¿Qué programas hay para aprender a programar?

En paralelo a la aparición de esta nueva necesidad educativa, han surgido programas diseñados para enseñar a programar a los más pequeños. Estos programas siguen el paradigma de la programación por bloques: lo fundamental es que el niño aprenda a pensar como piensa una máquina en conceptos de algoritmo, sentencias condicionales, bucles, variables, funciones, etc.

Los programas basados en bloques evitan que los alumnos se pierdan en sintaxis complicadas que en realidad aportan poco al desarrollo de las habilidades computacionales. Una vez que el niño domine estas habilidades, pasar a un lenguaje de programación textual como Python, C++ o Java será extremadamente sencillo.

Existen tres programas fundamentales para aprender a programar, cada uno dirigido a un ámbito de la informática distinto y que a su vez son complementarios entre ellos.

Scratch para programar aplicaciones

Scratch fue el primer programa de éxito que se desarrolló para enseñar a programar a los niños. Desarrollado en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), está orientado a la programación de aplicaciones para ordenadores. De un modo muy ameno, haciendo uso de una gráfica sencilla y divertida, los niños aprenden a hacer sus primeros videojuegos y aplicaciones interactivas. Actualmente tiene millones de usuarios por todo el mundo.

Bitbloq para programar cosas

Mientras que Scratch sirve para programar aplicaciones, Bitbloq se utiliza para programar cosas como un robot, una maqueta domotizada de una casa o una ciudad inteligente en pequeño. Con Bitbloq los programas informáticos ya no sólo son utilizables en los ordenadores sino que cualquier dispositivo tiene el suyo propio que le dota de inteligencia e interconexión con otros aparatos.

Siguiendo el mismo modelo de programación por bloques de Scratch y apoyándose en la familia de electrónica Arduino, Bitbloq permite a los niños construir y programar sus primeros inventos tecnológicos. Los pequeños pueden incluir en sus propias invenciones elementos como sensores y hacer que éstas se comuniquen con smartphones y ordenadores.

Bitbloq ha sido desarrollado en España por el Departamento de Educación de BQ y el curso pasado más de 100.000 niños lo utilizaron en las aulas.

AppInventor para programar móviles

El tercero en completar este ecosistema es AppInventor, también desarrollado en el MIT y que sigue el mismo modelo de bloques que los anteriores. AppInventor permite a los niños programar teléfonos Android.

Con esta herramienta educativa los niños ya pueden programar cualquier elemento del amplio mundo de internet de las cosas, por ejemplo, inventos interconectados con el móvil y el PC capaces de medir datos a través de sensores y enviarlos por internet a cualquier parte del mundo.

Estas tres herramientas preparan a los niños de hoy para las necesidades del mundo real. Gracias a su simplicidad y orientación pedagógica, les permiten empezar desde muy temprano a adquirir las habilidades necesarias del pensamiento computacional, imprescindibles para desenvolverse con soltura en el mundo científico-técnico actual.

ComputerHoy.com para BQ