Accidente mortal con el piloto automático de Tesla activado

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Accidente mortal con el piloto automático de Tesla activado

Joshua Brown, de 45 años y nacido en Ohio, falleció a principios de mayo al volante de un vehículo Tesla Model S tras impactar contra un camión mientras hacía uso del piloto automático, acabando debajo de las ruedas de este. El accidente tuvo lugar cuando el camión realizó un giro a la izquierda, momento en que el vehículo quedó atrapado debajo de él.

El camión continuó circulando con el Tesla Model S de Joshua Brown enganchado bajo su carga, hasta que se soltó provocando que se saliese de la carretera impactando finalmente contra una valla. El problema al parecer es que el conductor decidió confiar totalmente en el piloto automático, cuando la propia compañía indica que esto no debe hacerse.

Esta característica del vehículo va aprendiendo de nuestra forma de conducir a medida que lo utilizamos, pero actualmente se trata de algo que está en fase de desarrollo y cuyo uso no está pensado para zonas urbanas. Además, el propio vehículo lo desactiva cuando se requiere atención humana, e incluso reduce velocidad hasta pararse si detecta que no tenemos las manos sobre el volante.

A diferencia de lo que el nombre podría darnos a entender, el piloto automático de Tesla no convierte al vehículo en un transporte autónomo, sino que más bien sirve como un apoyo. De hecho, cada vez que se activa el sistema recuerda que es obligatorio mantener las manos en el volante y no distraerse ni un solo segundo para reaccionar si fuese necesario.

Es algo que todo conductor de estos vehículos ya conoce, y de hecho a Joshua Brown le salvó de un accidente inminente sobre el que no se habría percatado de conducir otro cualquiera. En el vídeo anterior, tal y como él reconoce, estaba mirando hacia otro lado y los sistemas automáticos de Tesla detectaron el peligro y giraron hacia la derecha para impedir la colisión.

De momento no se sabe exactamente qué ocurrió el día de su muerte, pero vídeos como este muestran cómo una reacción humana contraria a la determinada por el sistema automático podría haber provocado un accidente. De momento la autoridades estadounidenses investigan el caso, aunque Tesla ya ha emitido un comunicado lamentando esta terrible pérdida.