El aeropuerto del futuro tendrá robots, escáneres y balizas

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
El aeropuerto del futuro será mucho más cómodo, eficaz y rápido

¿Cómo será el aeropuerto del futuro? A día de hoy, visitar una de estas instalaciones es un trámite por el que hay que pasar obligatoriamente para coger un avión, pero todos deseamos que dure lo menos posible. Y, desgraciadamente, eso no siempre ocurre. 

Un aeropuerto significa también retrasos, colas interminables, controles, pasillos enormes y a veces con cartelería confusa, registros personales o de nuestro equipaje... no es precisamente el lugar en el que queremos pasar el tiempo de nuestras vacaciones o viajes de negocios. 

La tecnología quiere transformar eso, y parece que lleva un buen camino para conseguirlo. Según se especula en un artículo de The Wall Street Journal, el aeropuerto del futuro nos pondrá las cosas muy fáciles: nos reconocerá a nuestra llegada, nos saludará por nuestro nombre y amablemente nos guiará hacia nuestro destino.

 Una app para evitar colas en los aeropuertos

Ya tenemos los primeros indicios del cambio: en el londinense aeropuerto de Gatwick, una serie de balizas (beacons) repartidas por sus instalaciones te identifican a través de tu smartphone y te ofrecen indicaciones para llegar a tu puerta de embarque junto a consejos sobre lugares para tus compras o para comer.

Otro avance importante está teniendo lugar en el aeropuerto de Düsseldorf. Allí, un robot se encarga de aparcar tu coche y devolvértelo en el momento en que aterrices con tu vuelo de vuelta, manteniendo enlazado tu itinerario con la matrícula del coche.

Las ventajas de este robot, además de la comodidad y el ahorro de tiempo para el usuario, es su eficacia a la hora de aparcar los vehículos: hasta un 32% de espacio se ahorra gracias a este sistema, cuyo coste diario para el viajero es de 29 euros.

Los aeropuertos de países como Reino Unido, Alemania, Portugal, Nueva Zelanda, etc, aprovechan los chips incorporados a los nuevos pasaportes y sistemas de reconocimiento facial para identificar a los viajeros y ofrecer en los controles una puntuación basada en los rasgos coincidentes entre la fotografía y la lectura del escáner. 

Un aeropuerto vanguardista más es el de San Francisco, que ya cuenta con 350 beacons o balizas que proporcionan información a los invidentes de dónde están y cómo llegar a su destino.

El aeropuerto de San Francisco guía a los invidentes mediante balizas

Otros aeropuertos y aerolíneas utilizan este sistema de balizas o prevén hacerlo para facilitar información al viajero, analizar sus hábitos u ofrecer información comercial sobre los servicios disponibles durante el vuelo o en las propias instalaciones del aeropuerto.  

De hecho, en la actualidad un 9% de las aerolíneas está experimentando el uso de estos beacons, pero la cifra prevista para el año 2018 asciende al 44%