El alcohol activa nuestros deseos de comer en exceso

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
el alcohol nos hace comer

¿Quién no ha vuelto a casa de madrugada tras tomar unas copas y le ha entrado hambre? Un grupo de científicos de la Universidad de Filadelfia ha conseguido explicar el motivo por el que un consumo elevado de alcohol es el responsable de que se activen las neuronas que hacen que la gente sienta hambre.

En un principio este experimento sólo se ha realizado y demostrado con ratones, pero los investigadores de la facultad de Medicina de Filadelfia han argumentado que debido a que los humanos compartimos el mismo tipo de neuronas que estos mamíferos, el proceso tiene que ser el mismo y por tanto, pueden utilizarlo para explicar el porqué de esa sensación de hambre que nos entra al beber unas copas.

El estudio muestra que los ratones que bebieron alcohol durante tres días seguidos tuvieron más hambre que los que no lo hiceron. Esto es conocido como el 'efecto aperitivo' y demostró que un consumo elevado de bebidas con graduación activa las neuronas que producen la sensación de hambre.

Jessica R. Barzon, miembro del equipo que llevó a cabo la investigación, aseguró que: "El efecto que tuvo en los ratones y que se podría aplicar a las personas fue realmente desconcertante, porque el alcohol ya contiene un alto número de calorías por gramo y la ingesta de las mismas produce una sensación de saciedad, pero en este caso sucede lo contrario".

Una de las conclusiones que se extrajeron del informe fue que los ratones sintieron falsas alarmas de hambre, lo que significa que a pesar de que están recibiendo una buena cantidad de calorías del propio alcohol, a la vez tienen señales de que necesitan más alimentos.

Por qué el vino da dolor de cabeza y cómo evitarlo

Asimismo, el estudio confirma que la tendencia es que la comida que ingerimos después de beber suele ser rápida, es decir, pizzas, hamburguesas y todo tipo de procesados, con lo que la ingesta de calorías se multiplica todavía más.

Ahora que los investigadores han descubierto que el alcohol activa las neuronas que nos hacen tener hambre, todavía deben comprender porque la ingesta de calorías nos hace tener todavía más ganas de comer.

[Fuente: LiveScience]