Así sueña la red neuronal artificial de Google

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Inceptionism: Google pone a prueba su inteligencia artificial

Philip K. Dick fue un adelantado a su tiempo, nos regaló una de las obras más brillantes de la ciencia ficción, inspiración para el desarrollo de otra película tan imprescindible como Blade Runner, y dejó una pregunta que Google parece estar hoy más cerca de responder que ayer.

"¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", publicó el escritor estadounidense en 1968, una obra que se preguntaba qué es el ser humano y en qué podría diferenciarse de las máquinas en un futuro postapocalíptico.

Casi medio siglo después esa pregunta -en principio retórica- comienza a tener respuesta gracias al desarrollo de la inteligencia artificial, una tecnología cada vez más común y por la que apuesta con fuerza desde hace años un gigante como Google.

Uno de los proyectos más ambiciosos en el desarrollo de la inteligencia artificial tiene que ver con el reconocimiento de imágenes del buscador de Google, que ya es capaz de identificar los diferentes objetos que componen una fotografía e, incluso, puede diferenciar la especie de un oso solo por la imagen, sin disponer de metadatos o referencias en Internet.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ver las diferencias

Este sistema de identificación de imágenes se perfecciona minuto a minuto a través de una red neuronal artificial, formada por alrededor de 30 capas -bautizadas por Google como neuronas- que aprenden simulando el cerebro de un ser humano. 

Al subir una imagen nueva al servidor de imágenes, la primera capa de la red neuronal artificial de Google identifica lo más básico, los bordes de la fotografía, la siguiente busca las diferentes formas y así sucesivamente hasta que las capas más superiores realizan interpretaciones complejas que dependen del trabajo de las demás neuronas.

Durante las últimas semanas los ingenieros de Google han jugado con esta red neuronal artificial, programando a las capas que identifican los elementos de la imagen para que exagerasen y deformaran esos elementos y los volviesen a subir a la red.

 

El proceso, bautizado como Inceptionism y repetido una y otra vez, arroja resultados cuanto menos inquietantes porque el sistema de Google ha deformado las fotografías hasta el extremo, incorporando elementos que nada tienen que ver con la imagen original y creando nuevas versiones que parece más propias de un sueño o una alucinación.

Con este proyecto de Google la red neuronal artificial incluso ha creado imágenes de la nada, rellenando con plátanos una imagen de ruido o incorporando una especie de brazo humano a lo que al principio no eran más que unas mancuernas. Los sueños, parece que también para los androides, son libres.

[Fuente: Google Research Blog]