El Autopilot de Tesla no fue el responsable del accidente mortal en EEUU

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
El Autopilot de Tesla no fue el responsable del accidente mortal en EEUU

El que allá por finales del año 2016 se convirtiera en el primer accidente mortal de Tesla desencadenó una detallada investigación por parte de las autoridades estadounidenses. Ahora, la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) acaba de confirmar que el Autopilot de Tesla no falló antes del accidente y, por lo tanto, no fue el responsable de la muerte de su conductor.

Joshua Brown, miembro de los Navy SEAL, sufrió un accidente mortal con su Model S en el mes de mayo del año pasado mientras viajaba por una carretera de Florida. Su coche impactó contra un camión que en ese momento estaba realizando un giro delante de la trayectoria del Tesla, y ni el conductor ni el propio Autopilot activaron los frenos antes del impacto.

En su informe, la NHTSA ha asegurado que, pese a que los sensores del Tesla no detectaron la presencia del camión antes del impacto, es el conductor el que debería prestar el máximo de su atención durante la conducción para divisar a tiempo cualquier obstáculo en la carretera. La agencia recuerda que el Autopilot estaba activado en su nivel 2 durante el momento del accidente, lo que está lejos del nivel que permite al conductor dejar en manos del coche toda la conducción (el nivel 5).

Así predice un Tesla un accidente antes de que ocurra

El informe de la NHTSA libra a Tesla de tener que hacer una llamada a revisión de todos sus coches, y confirma que en el momento del accidente no hubo ningún defecto en su sistema de conducción autónoma que pudiera responder como responsable del trágico final del conductor.

Lo que sí hubo, dice la agencia, es una falta de información por parte de la víctima. En condiciones normales, el conductor debería haber reaccionado a tiempo ante la presencia del camión, pero el hecho de que dejara en manos del Autopilot toda la conducción -sumado a un supuesto despiste- se convirtió en un error mortal. Los sistemas fallaron al no detectar el camión a tiempo, pero en estos casos excepcionales la última responsabilidad recae en manos del conductor.

Tesla debería, dice la agencia, informar mejor a sus conductores de las limitaciones de un sistema que todavía a día de hoy no es cien por cien autónomo -pese a lo que pueda parecer por su nombre de Autopilot-.

Galería de fotosUn Tesla Model X choca contra el guardarraíl de la carreteraver las 9 fotos

Por otra parte, la NHTSA ha publicado también una gráfica en la que asegura que el sistema de conducción autónoma de Tesla ha reducido en un 40% los accidentes de los coches de la marca. Para llegar a esta conclusión, el organismo ha utilizado los datos de siniestralidad de los Model S y Modelo X antes y después de recibir la actualización del Autopilot (entre los años 2014 y 2016).

Pese a los resultados del informe de la NHTSA, el caso no está todavía cerrado para todo el mundo. La National Transportation Safety Board, una organización independiente que no tiene ningún poder regulatorio en el mercado, publicará los resultados de su investigación paralela durante los primeros meses del verano.

Tesla ha conseguido entregar casi 80.000 coches en 2016

[Fuente: Bloomberg]