Desafío SEAT Ateca: un SUV de altos vuelos

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
SEAT Ateca

En ComputerHoy queremos demostrar que podemos convertir la rutina en algo maravilloso simplemente cambiando tu punto de vista. Por eso nos preguntamos ¿qué ocurriría si en vez de realizar las típicas pruebas al Ateca, las orientábamos desde un punto de vista diferente? Dicho y hecho. A partir de ahora vas a encontrar en la revista Computer Hoy y en esta web una serie de tests del SEAT Ateca como nunca antes los habías visto. Espacio, estética, diseño, dinámica... 

El primero de los 'Desafíos SEAT Ateca' es todo un test a la estética. Qué mejor forma para sacar todo el partido a la imponente silueta del coche que examinándola a través de los ojos de un dron en mitad de lo que se convierte en una persecución de película.

El nuevo SEAT Ateca frente a la tecnología más avanzada en drones, y como testigos un espectacular paisaje y las manos de un conductor experto. ¡No dejes que te lo cuenten, vívelo!

Llegaba lo mejor: el Ateca frente al dron Inspire 1

El día era perfecto, con un sol que ganaba metros en el horizonte y empezaba a descubrir el color blanco y los detalles de la carrocería del primer SUV español. ¡Llegaba el momento de echar a volar! Las cuatro hélices del Inspire 1 daban lo mejor de sí para coger altura. Ver despegar a un aparato de estos es increíble. El Ateca también se ponía en marcha sobre una pista de tierra levantando una espectacular nube de polvo.

La cámara 4K de nuestro dron era capaz de captar hasta el más mínimo detalle del Ateca y, desde arriba, destacaban de forma inmediata las aristas de los laterales y las barras del techo cromadas.

También los estribos ganaban protagonismo, con una definición que no era tan evidente a ras de suelo. Era sorprendente como desde las alturas se percibía mejor el trabajo de los diseñadores en la parte baja del frontal y en la zaga, donde se ubica la doble salida de escape cromada.

La imagen atlética tenía su correspondencia directa en un comportamiento brillante y un paso por curva muy rápido.

El Inspire 1 no podía seguirle. El Ateca se escapaba. Parecía huir como en una persecución de película.

Y así fue como cambiando el punto de vista, el SUV español nos había descubierto nuevos matices que pasaban desapercibidos a nivel de suelo.

Gracias a nuestro dron, el Inspire 1, cuyos cuatro brazos sostenían una cámara 4K capaz de captar hasta el mínimo detalle, el desafío Ateca convirtió nuestra rutina de pruebas en algo maravilloso.

ComputerHoy.com para SEAT