El caza militar más caro del mundo, superado en combate

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Los infinitos problemas del F-35 y la flota más cara de la historia

Más dudas para el proyecto militar más caro de toda la historia de los Estados Unidos. La flota de cazas F-35, llamada a jubilar a los F-16 a lo largo de la próxima década, no supera en el combate cuerpo a cuerpo a su antecesor según unas pruebas a las que ha tenido acceso David Axe, un reconocido reportero de guerra.

Equipado con la última tecnología, el F-35 fabricado por Lockheed Martin estaba destinado a convertirse en el caza más versátil de la historia y, además, a un precio unitario al alcance no solo de Estados Unidos sino de sus principales socios militares. Sin embargo, después de una década de retraso en el desarrollo, un sinfín de problemas tecnológicos y unos sobrecostes brutales se multiplican las dudas sobre el futuro del aparato. 

En 2001 el Departamento de Defensa de Estados Unidos calculó que desembolsaría 233.000 millones de dólares en el programa, cifra incrementada a lo largo de estos últimos años años hasta rondar los 400.000 millones, más que el PIB de países como Colombia, Dinamarca o Chile.

En total, Estados Unidos va a adquirir alrededor de 2.457 aparatos a un precio de casi 160 millones de dólares por unidad, lejísimos de los 85 millones que en teoría iba a costar en 2018 ya con todos los procesos de fabricación ajustados, un precio mucho más acorde con el Eurofighter Typhoon desarrollado al otro lado del Atlántico. 

El ejército estadounidense crea una armadura de Iron Man

Actualmente hay unos 115 cazas de este tipo ya construidos, la mayoría en poder del ejército de los Estados Unidos. Por el momento se destinan a pruebas como la que se desarrolló el pasado mes de enero sobre las aguas del Océano Pacífico, cerca la base aérea Edwards, y que ha hecho saltar las alarmas después de que el F-35 fuese incapaz de superar en un combate ficticio cuerpo a cuerpo a un F16, diseñado a mediados de los setenta.

David Axe, un prestigioso reportero de guerra, ha tenido acceso al informe de aquella prueba y lo ha publicado en su blog “War is Boring”. Al parecer, el caza de quinta generación no puede girar u ascender lo suficientemente rápido para golpear a un avión enemigo o esquivar disparos en un combate cuerpo a cuerpo.

“El F-35 estaba lastrado con una energía distinta”, se puede leer en el informe al que ha tenido acceso Axe, que no es clasificado pero lleva la etiqueta “solo para uso oficial”. Según el informe, el piloto que manejaba el F-35 contaba con la ventaja de una configuración “limpia” mientras que el F-16D estaba lastrado por los tanques de petróleo externos, lo que dificultaba su agilidad. Aún así, el caza de quinta generación se vio superado por su antecesor.

Tampoco fue de gran ayuda el casco de última tecnología con el que está equipado el F-35, que en teoría permite ver a través del avión a través de cámaras y sensores externos para vigilar los ángulos muertos, ya que el piloto se quejó de que el casco era demasiado grande para moverlo eficazmente.

El informe no hace más que alimentar la polémica ante los problemas del F-35. Hace unos meses Pierre Sprey, uno de los diseñadores del F-16, criticó en público el todo el desarrollo del caza de quinta generación, que desde su primer vuelo en diciembre de 2006 ha sufrido todo tipo de percances. El F-35 se ha llegado a encender momentos antes de despegar, no vuela si el combustible se recalienta y ha tenido múltiples problemas con el software que controla desde la navegación hasta el sistema de disparo.

Aún así, la comparación entre el F-35 y el F-16 no es del todo correcta ya que el avión de última generación no es un avión interceptor sino un caza mucho más versátil, orientado a combatir en régimen BVR (Beyond Visual Range, "más allá del alcance visual") tal y como hacen los cazas actuales. En un combate real el F-16 quizás podría superar al F-35 en el cuerpo a cuerpo, pero tendría casi imposible acercarse lo suficiente sin ser desintegrado por el camino.

Fuente:  Arstecnhica