Científicos crean una píldora para eliminar la maldad

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
¿Podrían crear una píldora para potenciar la bondad?

Unos científicos de la Universidad de Berkeley han manipulado, con una pastilla para eliminar la maldad, las interacciones sociales de 35 individuos. 

En concreto, estos investigadores se han centrado en una pastilla que hace al ser humano más bondadoso, una especie de medicamento que altera la química de la corteza prefrontal del cerebro y que provoca un actitud más prosocial. 

En el estudio, los científicos alteraron el comportamiento de 35 personas, a las que administraron un placebo y posteriormente una píldora de tolcapona, un medicamento utilizado habitualmente en la enfermedad de Parkinson y que potencia los efectos de la dopamina.  

La dopamina es un neurotransmisor del sistema nervioso central que afecta principalmente a la forma de comportarnos ante determinadas situaciones, influyendo directamente en el comportamiento y la cognición, la actividad motora, la motivación y la recompensa, el humor, la atención, y el aprendizaje.

Tras la ingesta de esta pastilla que elimina la maldad los participantes comenzaron a ser más equitativos y menos egoístas con el reparto del dinero y también se mostraron más opuestos a las desigualdades sociales

pastilla compasión

Los resultados ciertamente no son la respuesta a la creación de más compasión en la sociedad, pero sí sugieren que las conductas como la interacción social pueden verse afectadas por el cambio de los sistemas biológicos básicos en el cerebro

"Hemos dado un paso importante hacia el aprendizaje de cómo nuestra aversión a la inequidad está influenciada por la química de nuestro cerebro", afirma Ignacio Sáez, uno de los autores del estudio e investigador postdoctoral en la Haas School of Business de Berkeley.

Truvada, la pastilla que podría sustituir al preservativo

"Los estudios realizados en la última década han arrojado luz sobre los circuitos neuronales que rigen la forma en la que nos comportamos en determinadas situaciones sociales. Lo que mostramos aquí es la capacidad que tiene el ser humano para afectar y cambiar la química en el cerebro para provocar distintos tipos de reacciones".

Esto nos da una interesante, aunque inquietante perspectiva de futuro en el que las pastillas puedan controlar aspectos fundamentales de las reacciones humanas.