Cómo limpiarte correctamente los oídos según la ciencia

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Cómo limpiarte correctamente los oídos según la ciencia

La límpieza de las oídos y, especialmente, la extracción de la antiestética cera que se acumula en su interior, es uno de los mayores quebraderos de cabeza que nos produce nuestra higiene personal. Y no sólo a nosotros, sino también a los médicos, que han detectado un alarmante crecimiento de lesiones en el tímpano como consecuencia del uso de bastoncillos, líquidos, y otros trucos para extraer la cera.

El problema es tan grave que la Academia Americana de Otorrinolaringología (AAO) ha decidido actualizar su guía de buenas prácticas para la limpieza de los oídos, que no actualizaba desde 2008. Nuevos consejos que tienen como objetivo evitar las lesiones en el tímpano provocadas por las maneras incorrectas de limpiar la cera de los oídos.

Una de las novedades de esta guía es la crítica a una práctica llamada ear candling. Consiste en, literalmente, meterse una vela encendida en la oreja... Se enciende una vela y se introduce el otro extremo en el interior del oído, utilizando un plato de cartón o un poco de papel de aluminio como protector para que la cera no te caiga en la cara.

Cómo limpiarte correctamente los oídos según la Ciencia

Supuestamente, según los curanderos, homeópatas, y otros expertos que recomiendan esta práctica, el calor de la llama produce un efecto de presión hacia arriba que derrite y extrae la cera de los oídos. Para ello debes mantener la vela alrededor de una hora. Según la Administración de Alimentos y Drogas americana (FDA), en algunos lugares se promociona como un método que "purifica la sangre", e incluso "cura" el cáncer.

Sus defensores ponen como prueba los residuos y restos que se extraen del oído tras realizar esta práctica. Pero los análisis científicos de estos residuos certifican que la mayoría provienen de la propia vela. Los médicos de la Academia Americana de Otorrinolaringología lo definen como "un método peligroso e ineficiente", pues se han detectado lesiones en el oído provocadas por la vela, especialmente en niños.

Productos de aseo personal muy rebajados en Amazon

¿Qué cosas nos metemos en las orejas?

Los otorrinolaringólogos están asombrados con los objetos que sus pacientes se introducen en los oídos para limpiarse la cera. Estos son algunos de los más utilizados:

  • Bastoncitos de los oídos
  • Algodón a pelo
  • Papel higiénico redondeado para convertirlo en un palito
  • Clips y horquillas para el pelo
  • Bolígrafos
  • Mangos de peines
  • Llaves
  • Cepillos de dientes
  • Herramientas para moldear plastilina
  • Destornilladores (sí, destornilladores)

¿Nos hemos vuelto locos? Hay un dicho que usan las abuelas: "No te metas en el oído cualquier cosa más pequeña que tu codo". Es un consejo sabio, según los médicos.

Aunque con estos objetos podamos extraer parte de la cera que tenemos acumulada, en realidad lo que hacemos es empujar hacia el interior la mayoría, comprimiéndola en las paredes del oído, lo que hace que se seque y se quede en el interior del tímpano, provocando tapones.

Además, al frotar el interior del oído con el bastoncillo u otro objeto podemos irritar la piel, permitiendo que las bacterias penetren en el interior, lo que podría provocar dolorosas infecciones.

Cómo limpiarte correctamente los oídos según la Ciencia

La moda de los líquidos

Hace años que los doctores han alertado sobre el uso de los bastoncillos de los oídos, los más utilizados a la hora de limpiar los pabellones auditivos. Este aviso ha calado en los fabricantes y en los propios usuarios, que han comenzado a buscar métodos alternativos.

El más popular es el uso de líquidos de limpieza de los oídos que diluyen la cera y la arrastran hacia afuera cuando inclinamos la cabeza. Se utiliza desde agua salada a preparados con aceite de oliva que se introducen en el oído por medio de un espray, o por simple gravedad (ladeando la cabeza mientras se introduce el líquido):

Cómo limpiarte correctamente los oídos según la Ciencia

Aunque es un método menos agresivo que el uso de bastoncillos u otros objetos, la mayoría de los médicos también han comenzado a desaconsejarlo, porque el líquido puede llegar al tímpano, quedarse ahí y provocar una lesión. Además nunca es aconsejable que entre líquido en los oídos, y menos aún cuando tiene algún tipo de sustancia, aunque sólo sea agua con sal.

Cosas que no debes hacer con tus oídos

Los doctores de la AAO recomiendan evitar estas prácticas:

  • No introduzcas objetos, aunque se trate de utensilios estériles de limpieza, como los bastoncillos. Pueden provocar irritación en la piel o cortes, que facilitan el crecimiento de bacterias, así como perforación del tímpano y dislocación o ruptura de los huesos del oido asociado a pérdida de audición, zumbidos, tinnitus, etc.
  • El uso de velas está totalmente desaconsejado
  • No utilizar líquidos de limpieza si has sufrido cirugía en el oído o una perforación de tímpano
  • No limpiar en exceso los oídos. Puede irritar el canal auditivo y reducir las defensas, dejando vía libre a las infecciones
  • Si se sufre de dolor de oído, pérdida de audición, sensación de tapón, ruidos o zumbidos, acudir al especialista. Los tapones son sencillos de eliminar y son la principal causa de los problemas en los tímpanos.

La limpieza de oídos más perfecta

Si no podemos introducir nada en nuestros oídos. ¿Cómo limpiar los oídos? ¿Cómo quitar la cera?

El principal error es creer que la cera es suciedad, cuando no es así. Precisamente es una protección para evitar que entre polvo, pelos y suciedad al interior del oído. La cera actúa como freno, atrapando los residuos externos, de ahí su textura pegajosa. La cera nueva que nuestra oreja fabrica expulsa a la vieja al exterior, y justo esa es que debemos limpiar:

  • Utilizar un paño suave húmedo, sin introducirlo en el canal auditivo, para limpiar la cera que sale al exterior.

Cómo limpiarte correctamente los oídos según la Ciencia

  • El momento más adecuado es después de ducharnos, ya que el calor y la humedad hacen que la cera se licúe y salga hacia afuera con más facilidad.
  • ¡Y ya está! Hay que limpiar solo la cera exterior que surge por el pabellón auditivo, no hay que ir a buscarla...
  • Si aún así notamos exceso de cera, sensación de tapón, etc., acudir a un médico para que la extraiga con instrumentos profesionales

Son consejos con sentido común que no interfieren con la higiene o la estética, pues la cera en sí no es suciedad, y si eliminamos la que fluye al exterior, la que queda en el interior no se ve. Sigue estas recomendaciones y te ahorrarás muchos problemas en los oídos.

[Fuente de algunos datos: Popular Science]

9 consejos científicos para una higiene perfecta