La contaminación por coches diésel mata a un español al día

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Los coches diésel, responsables de 10.000 muertes al año en Europa.

Los vehículos diésel están en el punto de mira de las autoridades, de forma justificada además. Durante años se incentivó su compra porque emiten menos CO2 que los motores a gasolina, aunque a cambio liberan más partículas de óxido de nitrógeno (NOx), particularmente dañinas para los pulmones. El resultado de estas políticas es que 100 millones de coches diésel circulan por Europa matando a unas 10.000 personas cada año con su contaminación.

Así lo ha demostrado un estudio realizado por la prestigiosa publicación Environmental Research Letters, cuyos últimos datos corresponden a 2013. La conclusión alcanzada es todo un mazazo para un tipo de motor y combustible que hoy en día está en pleno retroceso, debido sin duda a las consecuencias para la salud de la contaminación por diésel, plenamente demostradas.

Las partículas de NOx causan diversas afecciones pulmonares y cardíacas que puedes conducir a la muerte prematura, particularmente entre las personas mayores. Se filtran poco a poco a través de los tejidos hasta acabar afectando a órganos internos, indefensos ante este tipo de sustancia.

Por este motivo, no es descabellada la cifra de 10.000 muertos por contaminación diésel al año, especialmente si tenemos en cuenta la polución que azota grandes capitales como Madrid, París, Londres o Roma. Algunas de ellas ya se plantean prohibir la circulación de coches diésel, una medida sin duda particularmente polémica.

Todo lo que debes saber sobre la muerte anunciada del diésel: ¿merece la pena comprar un coche ahora?

En la clasificación de los países más afectados por este tipo de contaminación, nuestro país se encuentra en séptimo lugar. La diferencia con respecto a otros estados de la UE es sustancial, aunque aun así, siguen muriendo de forma prematura en España 370 personas al año por culpa de este combustible, aproximadamente una al día.

La transición más evidente que vivimos hoy en día es hacia el coche a gasolina, sobre todo debido al bajo coste de la misma. Mucho más caro es invertir para comprar un coche eléctrico, algo que a la larga puede ser rentable -o no- aunque tenga sus limitaciones. Los puntos de carga y la capacidad de la red eléctrica son hoy en día sus principales problemas, más allá de su limitada autonomía.