Crean médula ósea sintética para trasplantes más seguros

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
medula osea

Un conjunto de científicos de la Universidad de California - San Diego en Estados Unidos ha desarrollado una médula ósea sintética que en el futuro podría ser utilizada para hacer más seguros los trasplantes.

El trasplante de médula ósea se trata de un procedimiento médico que habitualmente se aplica a pacientes con cáncer en la sangre o en la médula, como el mieloma múltiple o la leucemia. El tratamiento tiene la finalidad de eliminar del organismo las células enfermas para introducir células madre capaces de producir glóbulos y plaquetas sanos.

En la fase previa al trasplante es necesario tratar a los pacientes primero con una dosis de radiación, habitualmente combinada con fármacos, que tiene el objetivo de matar las células madre del receptor presentes en la médula ósea. Este tratamiento previo se efectúa para mejorar las posibilidades de éxito del procedimiento, permitiendo que las células del donante puedan sobrevivir y crecer sin competencia. No obstante, la práctica ocasiona muchos efectos secundarios, como náuseas, fatiga o pérdida de la fertilidad, entre otros.

Lo que han hecho los ingenieros de la Universidad de California ha sido desarrollar tejidos óseos biomiméticos con médula ósea funcional que pueden llenarse con células del donante, proporcionándoles un espacio propio para crecer sin competencia, evitando tener que pasar por el pretratamiento con radiación."Hemos diseñado un hueso accesorio que puede acomodar por separado las células del donante, con lo que podemos mantener las células huésped y evitar la irradiación", explica Shyni Varghese, directora de la investigación.

Nuevo avance podría ayudar a prevenir o ralentizar la leucemia

Los implantes imitan la estructura de los huesos largos, que constan de un compartimento interior con la médula y de una parte exterior de hueso. Están fabricados con una matriz de hidrogel poroso, con minerales de fosfato de calcio en la parte exterior y las células madre de un donante en el compartimento interior.

En las pruebas que se han efectuado con modelos de ratón, las estructuras implantadas bajo la piel maduraron en los tejidos óseos y la médula ósea interior empezó a suministrar nuevas células sanguíneas. Tras cuatro semanas desde el implante, el equipo observó que la nueva médula mezclaba células del huésped y el donante. "Nuestros hallazgos son significativos porque indican que la médula implantada es funcional", explican los investigadores.

Nuevo tratamiento para el cáncer incurable de médula ósea

Varghese señala que el siguiente paso de su equipo es el de crear una plataforma para producir más células madre de médula ósea.