Dieta alta en grasas y baja en carbohidratos podría alargar la vida

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
dieta grasas

Un estudio que ha llevado a cabo la Universidad de California en Davis (Estados Unidos) revela que una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos podría alargar la vida, mejorar la memoria y aumentar la fuerza física. 

El trabajo, dirigido por el nutricionista Jon Ramsey, ha sido realizado con ratones de laboratorio, a los que se ha administrado una dieta cetogénica. Este tipo de alimentación consiste en reducir de manera sustancial el consumo de hidratos de carbono y proteínas e incrementar el de grasas naturales buenas, como el aceite de oliva o el aguacate. Cuando la ingesta de carbohidratos es tan baja, el cuerpo entra en una fase de cetosis por la cual deja de usar la glucosa como principal fuente de combustible para quemar grasas y producir cetonas con las que obtener la energía.

Este investigador ha estudiado durante los últimos veinte años los mecanismos que conducen al envejecimiento. Diversos estudios han demostrado que la restricción de calorías retardan el envejecimiento en muchos animales, pero Ramsey quería saber cómo influye en este proceso una dieta alta en grasas. 

En las pruebas de laboratorio, los ratones se dividieron en tres grupos: uno de ellos consumió una dieta rica en carbohidratos, el segundo una dieta baja en hidratos de carbono con altos niveles de grasas, y el tercero una dieta cetogénica (89-90% de grasas buenas de la ingesta total de calorías). La cantidad total de calorías fue la misma para los tres grupos y todas las dietas fueron diseñadas para ver cómo afectaba la alimentación en el metabolismo, no para la pérdida de grasas. 

"Los resultados me sorprendieron un poco", afirma Ramsey. "Esperábamos algunas diferencias, pero me impresionó la magnitud que observamos - un aumento del 13% de la esperanza de vida media de la dieta alta en grasas frente a la alta en carbohidratos". En los seres humanos, esto sería de siete a diez años más de vida.

Aprende más sobre alimentación con el libro "Mi dieta cojea"

Además, la dieta cetogénica también aumentó la memoria y la función motora (fuerza y coordinación), impidió el aumento de los marcadores de inflamación relacionado con la edad y tuvo un impacto en la incidencia de tumores. 

"Este estudio indica que una dieta cetogénica puede tener un gran impacto en la vida y la salud sin pérdida importante de peso o restricción de la ingesta", explica Ramsey. "Abre una nueva vía para posibles intervenciones dietéticas que tienen un impacto en el envejecimiento". 

La culpa de que quieras comer lo que no debes es de tus genes

No obstante, debemos recordar que el trabajo ha sido realizado en ratones, por lo que sería necesario ampliar la investigación para ver cómo afecta a los seres humanos y si los resultados son los mismos para las personas.