Los expertos recomiendan: nada de smartphone hasta los 16

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
smartphone niños edad

El gobierno de los Estados Unidos ha decidido indagar un poco más sobre las consecuencias que el uso de los smartphones tiene en los niños, concretamente el desarrollo conductual de los jóvenes, y en su rendimiento escolar. Se trata de herramientas tan útiles que algunos padres no ven el momento de dejar que sus hijos se hagan con ellos... y sin embargo, podría no se buena idea.

Haciendo un poco de reducción al absurdo, un taladro también es una herramienta muy útil, pero tampoco se la daríamos a un niño. 

Así que los responsables de tomar las decisiones han preguntado su opinión a los expertos, y dependiendo de vuestra edad la respuesta podría gustaros o no. Según los patrones de conducta estudiados, Tom Bennet, el responsable del estudio, ha declarado que los niños no deberían comenzar a usar smartphones (en solitario) hasta los 16 años.

También opina que salvo contadas excepciones relacionadas casi siempre con emergencias, se debería vetar completamente la presencia de smartphones en las aulas, y educar a los estudiantes sobre su uso. Este tipo de educación, dicho sea de paso, no le vendría pero que nada mal a muchos adultos. Y si no mirad los consejos de Leo Harlem al respecto. 

Y es que los profesores y maestros de hoy tienen por delante un reto muy grande: poner orden en un aula de chicos y chicas conectados, que se llevan el móvil a clase y les sirve como una distracción que puede durar perfectamente toda la jornada. 

Por otra parte está la opinión de Nick Gibb, uno de los responsables globales del sistema educativo estadounidense, que quiere estar seguro de que "los consejos que dan a los colegios tienen que estar a la altura del siglo 21", ya que se corre el riesgo de hacer que los responsables educativos parezcan completamente despegados de la realidad. 

El 55% de los jóvenes utilizan el smartphone para ligar

"Creo que los smartphones en las clases son una tentación enorme para los alumnos, pero eso no quiere decir que los prohibiría" declaraba Bennet; "Recomendaría a los colegios que estudiasen muy detenidamente su situación antes de permitir a los alumnos llevar smartphones a clase". Claro que según él mismo, otra opción muy viable es la de ejercer algún tipo de tutela sobre las actividades que los menores llevan a cabo con sus dispositivos.