Ford utiliza impresoras 3D para diseñar los coches del futuro

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Ford utiliza impresoras 3D para sus diseños

Ford adquirió en 1988 la tercera impresora 3D fabricada en todo el mundo. Descubrieron sus posibilidades para el diseño de prototipos y desde entonces no se han desprendido de esta herramienta.

Durante todo este tiempo aseguran que han impreso 500.000 piezas utilizando esta tecnología y han visto cómo, a lo largo de estos años, se depuraba la técnica. Las impresoras actuales son más rápidas y eficientes.

“Antes las capas que se podían imprimir eran muy gruesas y los diseñadores no acababan de estar satisfechos con los resultados”, asegura Bruno Alves, ingeniero del Centro de Prototipo Rápido (RTC) que Ford tiene en Colonia (Alemania).

Con el reciente boom de la impresión en 3D se pueden fabricar piezas más precisas y útiles. Por no hablar del tremendo avance que supone respecto al formato tradicional de modelaje, en el que había que troquelar y pulir cada componente”.

El proceso de diseño

Para dar vida a un diseño en 3D de las piezas de un coche, el equipo primero crea un boceto. Sobre él, realizan una copia a escala en arcilla y más tarde otra a tamaño real para evaluar las proporciones y, si fuera preciso, hacer cambios. De manera paralela, se crea el mismo diseño por ordenador (CAD).

Así se puede aprovechar, de forma combinada, lo mejor de cada disciplina: algunos prototipos se realizan en arcilla, mientras que las más complejas y los detalles se generan digitalmente y la mayoría de las veces se imprimen en 3D.

Y es aquí donde entra el juego el equipo de Prototipo Rápido, del que forma parte Alves: “Estamos utilizando esta tecnología avanzada para todo tipo de componentes que los diseñadores e ingenieros necesitan ver al detalle, ya sea manillas, rejillas, mandos, pulsadores, etcétera".

EntresD: impresoras 3D domésticas de andar por casa

Un software CAD se encarga de dividir el diseño de la pieza en capas finas para que la impresora 3D pueda trabajar. Dependiendo de si va a ser utilizada por el departamento de diseño o por los ingenieros, se elige el material para su construcción.

“Se utilizan gran variedad de materiales para la impresión 3D de los coches de Ford, según el acabado que se necesite: plástico, resinas o policarbonato. Este último es especialmente útil si lo que se busca es comprobar su resistencia”.

Capa por capa el láser de la impresora funde los materiales siguiendo el esquema de la pieza que se está fabricando. A continuación, este prototipo en 3D se pule y si es necesario se pinta para, una vez terminada, enviarla a que supere las pruebas adecuadas antes de pasar a la cadena de fabricación. 

De momento, se trata sólo de piezas y prototipos a pequeña escala, aunque seguro que dentro de pronto podremos ver coches íntegramente impresos en 3D y, quién sabe, incluso imprimir nuestro propio coche y sus repuestos en casa con una impresora 3D.