Hallan dinosaurio momificado que parece un dragón de Juego de Tronos

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Hallan dinosaurio momificado que parece un dragón de Juego de Tronos

La foto de apertura que acompaña a la noticia no es la estatua de un dragón extraida de un decorado de la popular serie Juego de Tronos.

Tampoco es una estatua tallada por el hombre.

Es el increible y espectacular fósil de un dinosaurio momificado que se ha mantenido intacto durante 110 millones de años. La cabeza de un Nodosaurio como nunca antes la habíamos visto. Sus ojos petrificados parecen observarnos con una mirada amenazadora y un gesto de enfado, más de cien millones de años después de su muerte. 110.000.000 años. En cifras es aún más impresionante. Merece la pena volver a disfrutar de este milagro de la Naturaleza, en todo su esplendor:

Encuentran los fósiles más antiguos del mundo en Canadá

El espectacular hallazgo ha sido presentado por National Geographic. Fue hallado en 2011 oculto en las arenas de Alberta, en Canadá. Hace millones de años esa zona era un fondo marino. Las especiales condiciones de temperatura y humedad, y la combinación única de minerales que había en ese fondo marino, permitieron que el cuerpo de este nodosaurio se preservara completamente intacto, incluyendo la piel, las escamas, los ojos y otras partes del cuerpo que normalmente se desintegran durante la fosilización.

Acostumbrados a ver fósiles que sólo son huesos y dientes, ver el rostro auténtico de una momia de dinosaurio que vivió hace 110 millones de años, realmente impresiona.

Aunque tiene aspecto de dragón se trata de un nodosaurio, un dinosaurio acorazado que dispone de placas dermales óseas en la parte superior de su cuerpo:

Era un dinosaurio hervívoro pero su cuerpo acorazado y su fuerte cola, que utilizaba para golpear como un látigo, le permitían enfrentarse a dinosaurios carnívoros mucho más grandes, y ahuyentarlos.

Este descubrimiento nos recuerda al hallazgo, hace unos meses, de plumas de dinosaurio fosilizadas en ambar. Por primera vez confirmaban la presencia de auténticas plumas de pájaro en el pelaje de dinosaurios.

[FuentesScience Alert, National Geographic]