En Japón ya alquilan salas de porno en realidad virtual

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Salas de porno en realidad virtual se alquilan por horas en Japón

Por la módica cifra de seis euros la hora, o 36 euros por un bono para el día completo, en Tokio (Japón) ya hay salas que alquilan todo lo necesario para vivir experiencias de porno en realidad virtual. Las salas ofrecen intimidad absoluta, y para evitar males mayores están completamente insonorizadas.

La mayor empresa nipona de la industria del porno, Soft On Demand (que, pese a su nombre, nada tiene que ver con la descarga de programas), ha inaugurado esta semana un local un tanto peculiar en Akihabara, una zona comercial de Tokio. Las salas de este local se alquilan con la excusa de permitir leer manga, navegar por Internet o ver películas, pero el principal reclamo del negocio responde al nombre de SOD VR, y se trata de una experiencia de realidad virtual para adultos que incluye todo lo necesario para vivir la "aventura" de forma inmersiva.

¿Amante de Japón? Aprovecha este cupón descuento Japonshop

A cambio de seis euros, estas salas entregan al usuario unas gafas de realidad virtual, una película de porno en VR y una hora de intimidad para que haga todo lo que tenga que hacer. La empresa proporciona sus propias películas a los clientes, con escenas que han sido específicamente preparadas para ser disfrutadas en realidad virtual.

Los incómodos secretos del porno en realidad virtual

Los usuarios que ya han tenido la oportunidad de pasarse por este local han comprobado que las salas no ofrecen precisamente unas calidades de lujo. En un reciente tweet, un usuario mostraba que estas salas en realidad no contienen más que un escritorio con un ordenador, un monitor y un teclado. Tratándose de una zona tan comercial, por seis euros la hora tampoco era de esperar un entorno diferente.

Para los más curiosos, cabe destacar también que estos primeros días Soft on Demand está ofreciendo acceso gratuito a las salas. Tras los primeros días de inauguración, el servicio pasará a ser de pago.

Pese al pudor que genera hablar de esta cuestión, no es ni la primera ni la última vez que la industria del porno apuesta por este formato. El año pasado se dispararon en Google las búsquedas de "vr porn", y ya en los tiempos de las Cardboard de Google se presentó un canal de porno en 360 grados. Por supuesto, empresas de la talla de Bangers tampoco han querido faltar a la cita.

Así se vive el porno con unas gafas de realidad virtual

[Vía: Kotaku.com.au]